• El senador recuerda que Benicarló lleva 20 años esperando la conexión del paseo Manuel Azaña con el de Peñíscola y le pide al PP que se tome en serio la calidad del turismo y la necesidad de luchar contra la regresión

 

Madrid, 24 de enero de 2018

El senador de Compromís por Castelló, Jordi Navarrete, ha realizado una valoración “muy negativa” del mensaje de fondo lanzado por el Gobierno de Rajoy en una respuesta a una pregunta de la coalición valenciana que se interesaba por la construcción del paseo marítimo sur de Benicarló, a pesar de asegurar desde el ministerio que “comparten el objetivo de unir por la costa los núcleos de Benicarló y Peñíscola”.

Compromís trasladó al Senado la demanda local de ejecución de dicho paseo marítimo, tras aparecer y desaparecer el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado hasta quedar en el olvido. Es necesario recordar que ha sido el esfuerzo y decisión del Consistorio benicarlando el que acabó financiando un tramo del paseo con cargo a sus fondos y del Plan de Competitividad turístico. “La obra, pero, queda coja al acabar el paseo sin quedar unido por el sur con la Avenida Papa Luna, calle que une Benicarló y Peñíscola y centro neurálgico del turismo de la comarca, por lo que debe preverse la prolongación del actual paseo con criterios ecológicos, de protección y mejora del paisaje y medioambientales”, ha remarcado el senador.

El Gobierno ha contestado rebajando las pretensiones planteadas por Compromís y recuerda “las competencias que la Ley 22/1998, de 28 de julio, de Costas, que le atribuye en cuanto a la servidumbre de tránsito”. La respuesta, señala que “la inclusión en la planificación de dicha obra depende de las disponibilidades presupuestarias, que obligan a una programación de la misma. En este sentido, se indica que el MAPAMA considera prioritarias las actuaciones de lucha contra la erosión, las necesarias para proteger personas y bienes y las de protección de los valores ambientales, frente a las actuaciones de urbanización o de tratamiento de un frente litoral”, algo que “desconcierta”, según Navarrete “pues se sigue invirtiendo en paseos marítimos en nuestro país y el de Benicarló, a diferencia de los de Vinaròs y Peñíscola parece gafado”, al igual que ocurre con los proyectos de canalización de ramblas y limpieza de ríos, dominio público o zonas afectadas por regresión y desprendimientos.

 

Navarrete ha reprochado que “por A o por B, el MAPAMA no actúa en nuestro territorio, apelando a la falta de retorno económico y esto es lamentable y especialmente grave cuando en el Senado se aprueban mociones defendiendo al sector turístico, mientras que las infraestructuras o el estado de las playas y el litoral de Vinaròs y Benicarló y el norte de Castelló quedan fuera de la acción del Gobierno y de los estudios redactados por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) para la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente”, en la que se estudian los problemas de la costa y proponen inversiones.

Con esta manera de actuar reiterada y constante, ponen en riesgo nuestro futuro”, ha zanjado.