• Adjunto les remitimos copia del escrito dirigido a D. Eleuterio Zaragoza Ubet sobre las ultimas incidencias ocurridas hoy

 

D. ELEUTERIO ZARAGOZA UBET

Área manager Diaverum servicios renales

Vinaròs, a 9 de marzo de 2018

 

Manteniendo el acuerdo al que llegamos con usted de máxima colaboración le informamos de cuanto sigue:

Con fecha de hoy sobre las 14:00 horas se producido una avería en la instalación eléctrica del centro, y el generador de electricidad no ha funcionado hasta pasados cuatro intentos, unos quince minutos, y después ha seguido funcionando todo el turno de diálisis.

Que no ha habido apagón nos lo han confirmado los vecinos del edificio  de al lado del centro.

Ha habido incidencias en las maquinas ya que a alguna le ha fallado o tiene averiada la batería de seguridad, no se ha podido volver a conectar al paciente hasta no estar otra máquina preparada, otros quince o veinte minutos más de espera por lo que el paciente se ha negado, razonablemente, a que le conectasen con las líneas anteriores y ha exigido que se le pusieran líneas y dializador nuevos.

Lo que ha pasado hoy volverá a pasar cualquier otro día y viene a demostrar que el generador no funciona correctamente y que las maquinas no se revisan con la debida diligencia.

A la llegada del técnico sobre las cinco de la tarde, habiendo pacientes que estaban conectados, este señor ha entrado en la sala sin ningún tipo de protección (bata, guantes etc.) y se ha puesto a manipular una maquina al lado de la que estaban desconectando a otro paciente.

Cualquier colaborador del centro (taxistas, conductores de ambulancia, etc.) entran y salen de la sala en pleno turno de diálisis como si estuvieran en su casa, esta práctica es frecuente, incluso, la consideran normal.

Los constantes fallos del generador de electricidad, las múltiples averías de las máquinas de diálisis, la entrada en sala de personas que no forman parte del personal sanitario es perjudicial para la salud de los pacientes y pueden ser fuente  de infecciones no deseadas por nadie.

Por lo que exigimos que prohíba la entrada en sala de toda persona que no sean los pacientes, facultativos, enfermeras y auxiliares de turno, y que, inmediatamente, ponga solución a lo que consideramos negligencias del equipo técnico de mantenimiento. Y también le exigimos que se revisen todas las baterías de las máquinas.

No espere a que pueda pasar algo, estos hechos los consideramos como muy graves, generan inquietud y miedo a los pacientes.

Asimismo, le exigimos que se informe a los pacientes del resto de turnos, de manera que su dirección clínica no pueda acusarnos de difamar al centro.

Una copia de este escrito la pasamos a la prensa por si lo quieren publicar.

 

Atentamente,

APFERCOM NORD CASTELLÓ