• El Gobierno Provincial aprueba en Junta de Gobierno las bases de esta convocatoria para el apoyo de la tradición taurina provincial
  • Roig: “Somos aliados de las asociaciones, que encuentran más dificultades para organizar estos festejos tradicionales”

8 de marzo.

La Diputación de Castellón potencia los festejos taurinos populares de ‘bous al carrer’ con ayudas de 100.000 euros a las asociaciones de la provincia para la organización de estos festejos populares de tan arraigada tradición en los municipios de Castellón. Así, el Gobierno Provincial ha aprobado esta semana en Junta de Gobierno las bases de esta convocatoria de subvenciones destinadas a los colectivos taurinos de la provincia para el apoyo y fomento de festejos durante el ejercicio 2018.

El diputado provincial, Pablo Roig, ha asegurado que “de acuerdo al apoyo, promoción y defensa que desde el Gobierno Provincial hacemos de las tradiciones de Castellón, lanzamos esta línea de ayudas para que las asociaciones taurinas de la provincia encuentren en la Diputación un aliado a la hora de llevar a cabo estos festejos que cada día cuentan con más dificultades a la hora de organizarlos. Tal y como estamos haciendo durante las fiestas de la Magdalena, a través de la Escuela Taurina, defendemos la singularidad de nuestros pueblos, también con sus fiestas, facilitando que puedan seguir celebrando este tipo de festejos”.

Hay que tener en cuenta que de estas ayudas se pueden beneficiar aquellas asociaciones taurinas que o bien organicen festejos, subvencionando el seguro de responsabilidad civil, la compra o adquisición de reses, el alquiler de barreras o el seguro médico, entre otras, o que realicen publicaciones, revistas, exposiciones y demás actividades relacionadas con la cultura taurina.

Fuente de actividad económica en los pueblos

Además del factor cultural y tradicional que tienen los festejos taurinos en la provincia, la Diputación tiene muy en cuenta el efecto dinamizador y de motor económico que tienen estos festejos de ‘bous al carrer’ en los pueblos, especialmente en los más pequeños y con menos recursos.

Así lo ha asegurado Roig, quien ha recordado que “en algunos pueblos de nuestro interior, estos festejos se están consolidando casi como los únicos días en los que se llenan sus bares y restaurantes, consolidándose como un importante reclamo turístico que mueve la demanda interna de la provincia”.

Y es que los festejos de bous al carrer implican un impacto económico cifrado en más de 46 millones de euros en toda la Comunitat Valenciana, lo que demuestra la atracción que estas celebraciones ocasionan y que afectan a sectores tan variados como el sanitario, seguros de responsabilidad civil, ganadero, plazas portátiles y elementos de cierre, así como la creación de nuevos puestos de trabajo.