Al equipo de gobierno de Benicarló le resta poco tiempo para acometer lo prometido y no cumplido, con especial mención al urbanismo. Han pasado dos años y medio y en esta área, que ostenta directamente Alcaldía, no ha sido aprobado inicialmente el Plan General estructural, falta aún por acometer la parte más complicada, que es la ordenación pormenorizada, continuamos sin Plan Especial del Casco Antiguo, nada se ha propuesto para los céntricos terrenos de la Fundación Compte Fibla, la Partida Povet continúa bloqueda, y no hay novedades para nuestra costa.

Mucho se tendrán que esforzar y trabajar en su nuevo estilo de gobernar.

El actual equipo de gobierno llega tarde, y la culpa no la pueden atribuir a las trabas administrativas, ni tampoco a la falta de experiencia en la gestión pública.

El suyo es un estilo populista, en el que siguen sin solucionarse los verdaderos problemas que nos afectan a los benicarlandos, y donde prefieren destinar el dinero de la subida del IBI a devolver crédito a los bancos.

La gestión diaria del ayuntamiento se vende en los medios de comunicación y en las redes sociales como acontecimientos novedosos, cuando en su mayor parte son continuidad de los programas puestos ya en marcha en anteriores legislaturas. No han inventado nada, pues se han limitado a maquillar eventos pasados.

Lo cierto es que Benicarló no funciona como nos prometieron que funcionaría.

El gobierno municipal carece de un proyecto global de ciudad, y es incapaz de poner en marcha y gestionar las propuestas de sus programas electorales.

2018 será un año para exigir resultados al equipo de gobierno, pues ya no caben más escusas.

Toca abordar, y sin demora, los verdaderos problemas, adoptando decisiones no siempre fáciles y que perjudican el voto. Porque gestionar es tomar decisiones, y Benicarló requiere la toma de decisiones ya, aunque resulten impopulares. Si mucho se han cuidado en estos dos años y medio de tomar este tipo de decisiones, se les ha acabado ya el tiempo feliz, y ahora tocará asumir las responsabilidades a las que se comprometieron, cuando asumieron gobernar merced a su pacto tripartito los destinos de Benicarló.

 

Juan Antonio Mañá Ferrer

Portavoz PP Ayuntamiento Benicarló