Peñíscola encara la recta final de las actividades de su Escola d’Estiu aprovechando para concienciar a los más pequeños sobre la importancia del consumo de productos de proximidad.

De la mano de la Diputación de Castellón, con la edición de los cuentos infantiles “Lágrimas de Azahar” estos días han podido conocer las dificultades de los citricultores de la provincia gracias a un cuentacuentos que ha compartido la moraleja de su fábula, que les invita a valorar la importancia del sector primario y la producción de frutos en nuestra tierra.

De la mano de su autora, Mónica Mira, y con la presencia del Diputado Provincial de Medioambiente, María García, y del alcalde de la ciudad, Andrés Martínez, han disfrutado de un mañana llena de risas y de reflexiones en torno a los valores que pretende transmitir la publicación.

Esta iniciativa se repetirá en diversos municipios, tras promover la divulgación del cuento -ilustrado por artistas de la provincia- entre los niños y jóvenes que visitan la ciudad, ya que las oficinas de turismo de la localidad cuentan también con ejemplares para su distribución entre los visitantes y turistas, con el objeto de concienciar sobre el valor del trabajo de la tierra y la importancia de consumir los productos de temporada y de proximidad.