Balón de Oxígeno

Sufrida Victoria de Peñíscola que le aleja a 5 puntos del descenso. Tras un inicio de primera parte de dominio alterno, arrancaba el partido con dos equipos aguerridos, buscando hacerse con el control de balón. Proponían ambos un ritmo alto y una presión, muy muy alta, lo que dificultaba en exceso las salidas de balón. Cambió el tercio del partido en el minuto 5, ahí empezó a dominar territorialmente el equipo visitante. Nano y Tejel eran los más incisivos, buscando adelantar a los suyos con disparos lejanos. No tardó Peñíscola en darle la reválida, con dos disparos de Bagatini que se marcharón arriba. Se adelantaban los visitantes en el minuto 9, tras un balón cruzado a segundo palo y Bagatini sin querer, introducía el balón en propia puerta. Espoleó el gol a los visitantes que se vinieron arriba, e intentaban forzar el 0-2 antes del descanso. Al filo del descanso, de nuevo se abrió el partido, que se quedó al borde del empate,con dos ocasiones claras, una deRubén que desbarataba Villanueva y un blón de Rumbo, que se marchó arriba en boca de gol.

En la reanudación, cambió el partido, dominaba Peñíscola, que salió más incisivo y veloz. Prueba de ello fue que a los 67 segundos, forzó un penalti, Adrián, le paró por dos veces a Terry el disparo, para seguir dejando con ventaja a los maños. Sería solo cuestión de tiempo, el conjunto de Marcos Angulo, se volcó en ataque y las ocasiones caían una tras otra. Sería Míchel quién empataría en el minuto 26, en una jugada personal, que acabó con su disparo cruzado en el fondo de las mallas. Se venía arriba el Municipal, que solo 20 segundos después, estaba a punto de cantar el 2-1, pero Adrián salvó el disparo a quemarropa de Bagatini. Entró otra vez el partido en fase de no dominador claro, Zaragoza se quedó en una defensa en media pista, pero eran muy peligrosos en el contraatque. Ahí aparecieron los porteros, Adrián salvaba los muebles con cada disparo, Molina daba vida a los nuestros. En la recta final se decidió todo, Terry se inventó una jugada por el ala, imparable, hasta que metió un pelotazo al corazón del área…y Retamar, devolviendo el gol en propia puerta de la primera mitad. Sacaba portero jugador Santi Herrero. El 3-1 fue un ejercicio de fe, Esteban robó en primera línea, para regalarle a Bagatini el tercero de la tarde, y el júbilo a las gradas del Municipal.

3 puntos de Oro, que deján más cerca el objetivo de la salvación.

#EndavantEsports

#CSEscenarioDeportivo