Mal uso del dinero público

  • La secretaria Relaciones Institucionales socialista, Estíbaliz Pérez, dice que el PP enchufaba a sus militantes con el dinero que se debía haber destinado a construir colegios

 

CASTELLÓN. 18/10/2017.-

La secretaria de Relaciones Institucionales del PSPV-PSOE, Estíbaliz Pérez, cree que la diputada del PP en las Cortes Valencianas por la provincia de Castellón, Beatriz Gascó, tiene que presentar la dimisión después de que haya trascendido que entre 2006  y 2007 estuvo contratada por la empresa pública Ciegsa sin que jamás acudiera a trabajar.

 

Pérez manifiesta que “Gascó no puede seguir ni un día más representando a la ciudadanía de Castellón y que su dimisión resulta obligada”.

 

La portavoz socialista recuerda que mientras Gascó cobraba sin ir a trabajar, “Ciegsa, que era la empresa pública que montó el PP en teoría para construir colegios, no solo no los construía, sino que, ni siquiera los reparaba. Y los pocos que construía, los hacía con los consabidos sobrecostes y mordidas”.

 

Estíbaliz Pérez considera que lo que hizo el PP con la Educación fue “una perversión política” porque “creó una empresa pública que en teoría se encargaba de construir colegios pero que en realidad funcionaba como una oficina de colocación de militantes del Partido Popular. Cuando las consellerias no podían seguir contratando asesores, de tantos como ya tenían, los enchufaban a través de Ciegsa. Y así, comprando voluntades,  el PP fue ganando elecciones durante 20 años”.

La secretaria socialista, no obstante, quiere mandar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, porque a pesar de todas las dificultades, “el Gobierno de la Generalitat de Ximo Puig se ha propuesto que al final de la legislatura no haya barracones, y así será”. Eso sí, recuerda que todos los actos tienen consecuencias y que las dificultades económicas por las que actualmente atraviesa la Comunidad Valenciana “son consecuencia de los chiringuitos que montó el PP a lo largo de dos décadas para perpetuarse en el poder; el sistema era muy sencillo, gente viviendo del dinero público, muchas veces sin trabajar, a cambio de votos”.