• La buena salud financiera del Gobierno Provincial hace que por primera vez pueda afrontar con recursos propios ese adelanto
  • Moliner: “La gestión responsable de la Diputación repercute en bienestar y seguridad en los ayuntamientos y todos los vecinos”

12 de noviembre.

La Diputación de Castellón pondrá a disposición de los ayuntamientos de la provincia un total de 60 millones de euros para que puedan afrontar sus pagos durante todo 2018, con total solvencia. Decenas de ayuntamientos de la provincia piden todos los años el Gobierno Provincial ese anticipo de la recaudación para poder disponer de liquidez especialmente el primer semestre del año, que es cuando empiezan a ingresar tasas y tributos.

 

La excelente salud financiera del Gobierno Provincial al cierre de este ejercicio le permitirá por primera vez en la historia hacer frente a este adelanto de tesorería con recursos propios en su totalidad, sin tener que recurrir a préstamos bancarios, algo que beneficiará doblemente a los municipios, pues contarán con ese adelanto a coste cero intereses. Hay que tener en cuenta que hay ayuntamientos a los que los bancos no dan créditos y los que sí podrían contratarlos, sería con unos costes más altos en los intereses.

El presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha puesto en valor que “tener una Diputación saneada nos permite ser más útiles a los ayuntamientos y a los ciudadanos. En este caso, estamos hablando de que los 126 ayuntamientos a los que les prestamos el servicio de recaudación podrán tener dinero para hacer frente a todas sus necesidades de funcionamiento durante todo el año cuando aún no han recaudado sus impuestos. Y este servicio que ya venimos prestando desde hace años, por primera vez lo haremos con coste cero de intereses porque lo vamos a hacer 100% con nuestros recursos”.

En ese sentido, la buena salud financiera de la Diputación de Castellón que permitirá este adelanto sin coste alguno a los ayuntamientos se traduce también en la agilidad del pago de la Diputación a sus cientos de proveedores de la provincia, con un periodo medio de pago estimado en los 4 días. Esta capacidad de respuesta es gracias a la optimización de sus recursos, prestando más servicios con un coste menor, así como a su eficacia en la gestión financiera.

“Hemos conseguido que las facturas de la Diputación se paguen inmediatamente, con lo que ello supone para los autónomos y las empresas de la provincia. Y con el adelanto de liquidez a los ayuntamientos también nos aseguramos que estos puedan hacerlo. Es una prueba más de cómo el buen estado financiero de la Diputación repercute en bienestar y seguridad en los ayuntamientos y los vecinos de la provincia de Castellón”, ha indicado el presidente.

Reducción histórica de cargas financieras

Con la espectacular reducción de deuda que ha llevado a cabo el presidente Moliner al frente de la Diputación, el Gobierno Provincial ha recortado en un 92% el pago de intereses, pasando de pagar cuatro millones de euros en 2012 a 200.000 euros en 2018, “con lo que podemos invertir todo ese dinero en solucionar problemas a los ayuntamientos de la provincia y mejorar las oportunidades de todos los castellonenses”.

 

En ese sentido, el presidente Moliner ha destacado que la amortización de intereses o carga financiera “tan sólo representa el 3% del presupuesto de la Diputación, lo que nos permite estar saneados para tener ya disponibles 60 millones de euros a disposición de los 126 ayuntamientos que lo pueden solicitar para adelantárselo durante todo el año y permitir que hagan frente de forma solvente a todos los pagos de proveedores y responsabilidades sin tener que pagar ni un euro de intereses”.

 

Un presupuesto de 135 millones de euros para 2018

Tal y como ha destacado el presidente provincial  esta semana, los presupuestos para 2018 ponen al servicio de Castellón y todos sus vecinos el 100% de los recursos del Gobierno Provincial, un total de 135.076.422,60 euros “con el objetivo de hacer de la provincia de Castellón una tierra más justa y próspera para todos, vivan donde vivan. Desde una visión global, desde una perspectiva que entienda que esta provincia es un proyecto colectivo que tiene que sumar ese 20% del territorio que ocupa el 80% de la población con ese 20% del territorio que ocupa el 80% de la población. Que tiene que romper necesariamente con esa dualidad costa-interior, que tiene que integrarse, crear caminos y puentes, crear oportunidades para que al igual que mucha gente del interior ha buscado oportunidades en la costa, también sirva hoy para que mucha gente de la costa las busque en el interior”.

Es por ello que ha hecho hincapié en que “no hemos presentado un presupuesto ni una política destinada a una única zona, a un único objetivo, a un único territorio, estamos presentando una política global que persiga tener un proyecto unitario, un proyecto del que sentirnos más orgullosos y que cada día tenga  más oportunidades”.