El Señor es mí pastor nada me falta, en largas praderas… Te marchaste por el camino que todas y todos recorreremos algún día. Hoy te has convertido en un ángel que cuidarás de cuidaras de todos los que lloramos tú ausencia. Sabemos que el señor te tendrá en su santa gloria. 

 
Con estas palabras, inicio una gran pérdida de una gran persona. Médico de familia de profesión. 
 
Este mediodía de viernes, 1 de diciembre del 2.017, nos dejaba en Vinaròs para siempre, Pablo Ramos Benítez.
 
 
Todos deseamos tener una larga vida, pero Pablo nos ha dejado, en plena juventud, con 44 años de edad. A veces puede ser tan corta que nos sorprende a todos y todas y nos cuesta aceptar que ya no estará entre nosotros en esas celebraciones, recientemente fue tu cumpleaños, esas fiestas que Maky organizaba porque siempre había algo que celebrar. Tú gran carácter te describía sin palabras. 
 
Cuando se pasa por estos terribles momentos, es cuando más se necesita tener a nuestro lado a las personas y tu has estado muy bien rodeado y arropado de ellas, porque has sido una gran persona y así todos te vamos a recordar.
Yo que tuve la suerte de conocerte en las dos facetas: como médico que no han sido pocas y como amigo, que quizás sean más; en esas fiestas y celebraciones como muy bien he dicho anteriormente. 
 
Ayer jueves noche, María Carmen Rodríguez De Borbons (Maky), desde tierras francesas, lugar que esta viviendo y trabajando, ejerciendo de Médico de familia, me hizo sabedor de que Pablo no estaba muy bien, que su estado de salud había empeorado. No me lo podía creer en aquel el momento, pero desde que Maky me lo dijo han pasado horas y ya se ha  confirmando su fallecimiento, diciéndome textualmente: “Estoy terriblemente triste, mí querido amigo Pablo se ha ido para siempre”. Ha fallecido  Pablo. 
 
Narraré en esta crónica que no me hubiese gustado escribir, pero no me puedo negar en absoluto ni tampoco es mí intención. Yo, todo lo que de el puedo decir es bueno, porque así lo confirmaran todos y todas aquellas personas que han tenido la oportunidad de conocerle. Bien sea como profesional de la medicina, hijo, hermano, compañero, amigo…
 
Como bien decía Maky, era como un hermano para ella y para muchos que hemos tenido la gran fortuna de haberle conocido.
 
Cuando le preguntabas como estaba, siempre con su sonrisa en su rostro respondía: “estoy bien, no te preocupes” . 
 
Su fe en Dios era infinita y ahora ya esta junto a él. Gran creyente y prácticante, así lo confirmó Mosén Carlos, Párroco de la Iglesia de San Bartolomé de Benicarló, esta misma tarde de jueves. 
 
Se nos ha ido un buen y gran amigo, para muchos siempre ha sido un confidente, una persona llena de vida, con ilusiones y proyectos que se han quedado por alcanzar y cumplir.  Pablo ha llegado a ser uno más en la unidad familiar y hablo porque lo he comprobado en Maky. Ha querido a Diana y a Paloma como si fueran sus propias  hijas. Ha cuidado de la “abuela”, al igual  como también lo ha hecho de su propia madre cuando ha estado aquí en España.

Ahora, con los ojos empañados de lágrimas y ante estas palabras que me brotan de lo mas profundo de mí corazón, me detengo y pienso: 
Esos cumpleaños, esas celebraciones, esos momentos en que no me encontraba bien y me tenías en el Centro de Salut de Benicarló con una vía puesta en vena y en más de una ocasión me has derivado al Hospital…
pero me voy a quedar con los otros momentos mejores y momentos felices compartidos, siempre con Maky, Eka y familia. 
 
Recuerdo perfectamente la Romería a San Gregorio, que han sido muchos años consecutivos que has participado, has subido caminando, Maky a venido de Francia y  allí nos hemos encontrado todos en la misa. Las pistolas de agua en que Paloma e Igor nos han mojado.  Hemos compartido un dia festivo y de campo  juntos. Cuantos recuerdos, cuantas vivencias, cuantos recuerdos nos dejas, verdad…y podríamos escribir, sin ir más allá.
 
Esas fotografías que incluso publiqué en en el 7 dies de Benicarló,  Diari del Maestrat y que ahora no se encontrar y  me las pedía Maky. Las tengo visualizadas perfectamente en mí mente. Pero las encontraré…
 
Que decir del día de la 1ª Comunión de Paloma, en el Colegio de Ntra. Señora de la Consolación  y la celebración. Qué recuerdos y que bien lo pasamos todos juntos verdad….
 
Pablo, dejas un vació muy grande a tu familia,  compañeros y amigos. Colombia, Benicarló, Vinaròs y comarca en la que ejerciste tú profesión de Medico de familia. Esas tantísimas guardias que tu has hecho y a tantos enfermos has atendido, pero… hoy la enfermedad te ha vencido. 
 
Siempre has sido muy creyente y no fallabas a misa. Su sonrisa te caracteriza, persona muy cariñosa, entrañable, con esas palabras de tranquilidad y paz que siempre nos trasmitías a todos y todas aquellas personas del entorno y con las que te rodeabas. Así se puede leer en los comentarios que llegados de muchos lugares llegan por las rede sociales y seguro irán llegando.  
 
Es triste tener que decirlo, pero la vida es injusta y dura. Nos ha dejado para siempre una gran persona, pero siempre le recordaremos y siempre estará en nuestros corazones. 
 
Dicen que la familia, son los amigos que uno mismo elije y  tú has sido más que eso. 
 
Eka, Pablo y Maky
Hasta siempre amigo. Descansa en paz,  Pablo.  E.P.D.
JG