Victor Gallegos Canet, in memorian…

Víctor a partir de ahora nos llenarás de vida con cada uno de tus recuerdos que no son pocos, vivencias, momentos que a lo largo de tus recién cumplidos 30 años nos has dejado.

Permitirme me dirija a todos los que hoy nos hemos reunido y que este,  no sea un momento de despedida y también  que estas palabras  lleguen a  aquellos que por diferentes circunstancias, motivos y distancia no pueden estar hoy aquí al lado de su cuerpo y acompañar a una familia rota por una gran pérdida.

A la largo de la vida, porque si nos paramos y  pudiéramos detenernos  en el tiempo unos instantes y pensar, nos daríamos más cuenta que  la vida es un camino, que no siempre es fácil, ni tampoco es siempre  duro, que hay que vivir el día a día porque nunca sabes dónde  está el último día. Pero en estos momentos  tenemos todos  los argumentos suficientes y la realidad para pensar que es y ha sido  injusta esta gran pérdida y estar todos reunidos.

La vida nos regalo la compañía de una  persona que  ahora hace  que su pérdida   sea irreparable,  un joven lleno de vida, tanta ilusión, tantos proyectos  y somos  tantos  los que  hemos tenido la suerte y privilegio de conocer y compartir estos años con él.

Naciste en Madrid, creciste en Segovia, has vivido en Benicarló y en estos momentos por motivos laborales estabas  en la zona de Barcelona.

Persona que con  su  presencia  irradiaba paz,  tranquilidad, que todo aquel que ha estado a su lado  se ha sentido afortunado de cómo y quién era  y será siempre Víctor.  Una persona  que vino a este mundo para enseñarnos  a amar más a los demás  que se quería el mismo.

Cada uno de sus gestos  y de todas esas cualidades que no son fáciles describir porque son muchas las que todos y cada uno podríamos decir,  están  grabadas en nuestras retinas. Al igual que cada abrazo que nos diste, cada sonrisa que tuviste, cada mirada…

En estos momentos tan duros en la que nos despedimos de su cuerpo porque no es nada fácil estar hoy aquí,  pero…   ya nos ves,  estamos, estaremos  y queremos estar siempre  a tu lado  Víctor.

El silencio que compartimos y las melodías que estamos escuchando  nos une  más a todos, porque nadie tiene palabras en su vocabulario para expresar  lo que tú has significado para…  tu hermano, para tú  madre, para Kira, para ese tesoro  tan grande que tenias “Aitana” , para toda tú familia, todos  tus  amigos,  compañeros de trabajo, tus  conocidos… incluso para la familia que ha sido el “Café Bar Brasil” de Benicarló.

Sabemos que te vas tranquilo, nosotros te dejamos marchar, el destino ha querido que así sea, pero dejas un vació tan grande a todos…

Ahora sí que ha llegado el momento en que  debemos  de separarnos de tu cuerpo, momento muy duro   y  aunque no nos guste esta despedida ni dar este último adiós;  Víctor, repito una vez más y estando triste, con las lágrimas en los ojos de cada uno de todos los presentes y que te hemos conocido, decirte que has sido  un excelente joven que nació en Madrid el  1 de Octubre de 1.987 y nos dejaste  el pasado jueves 2 de Noviembre en las proximidades de Santa Perpetua  de Mogoda, a pocos kilómetros de Sabadell, provincia de Barcelona.

Tu gran ilusión fue  tener una moto  y las tenias hace exactamente 5 meses y con  tu gran ilusión  has marchado de nuestro lado para siempre.

Sigue pensando por los demás como siempre has pensado y  lo has hecho porque ahora es cuando más  necesitarán.

Has sido una persona generosa, buenachón, nunca ha juzgado a nadie y siempre has sido muy protector de todos.  Ábreles el camino para seguir caminando con tu gran ausencia.

 

Juanvi Gellida Pellicer

 

(Escrito por los amig@s)

 

Esto no está siendo una carta de despedida, esto va a ser una carta de buenos recuerdos y de agradecimiento.

Hay tantas cosas que decirte que no sabríamos cómo empezar, por ejemplo, que hace ya 15 años que llegaste a Benicarló y quién nos iba a decir que aquel chico callado, reservado y tímido, se iba a convertir en alguien imprescindible en nuestras vidas.

Son tantas las cosas que has hecho por todos nosotros, tantos momentos que nos has regalado, que hemos compartido contigo, que son inolvidables.

Lo has dado siempre todo por tu familia, por tus amigos, por los amigos de tus amigos, y por quien lo necesitara, sin importar, ni el tiempo ni el dinero.

Si hay una cosa que te caracteriza es que eres un buen currante, un buenfestero, un buen amigo, un buen hermano, un buen tito, un buen hijo… en definitiva, es lo que te define, ser bueno, buenazo.

Víctor, conociéndote, seguro que estás deseando que terminemos, que todo esto que estamos diciendo no hacía falta que lo hiciéramos, pero te lo mereces.

Gracias por todos los momentos vividos, por tener siempre una sonrisa para nosotros, por tu paciencia, por hacer que las cosas difíciles no lo parecieran tanto, por tus tonterías que siempre nos hacían reír…en definitiva gracias por todo.

Hemos estado pensando mil formas para despedirnos de ti, pero al final hemos decidido que no lo vamos a hacer, porque siempre vas a estar con nosotros.

 

De tú colla de amig@s