El diputado recuerda que se trata de un AVE de mala calidad, nacido de una chapuza llamada tercer hilo, que provocará un auténtico caos cuando por una misma vía confluyan los distintos tipos de tráfico ferroviario. “Una chapuza de la que es consciente el propio Gobierno de Rajoy que ahora nos promete el inicio de las obras del AVE de verdad para 2020 o 2021”.

 

13/11/2017.

El diputado nacional del PSOE por la provincia de Castellón, Artemi Rallo, teme que el Ministerio de Fomento vaya a perpetrar un nuevo incumplimiento de plazos con la llegada del AVE Low Cost a Castellón, “porque el final de año está cada vez más cerca y ningún portavoz del Gobierno ni del Partido Popular termina por señalar una fecha”. A este respecto recuerda “que hoy mismo el propio Gobierno nos ha presentado el anuncio de la Lotería de Navidad, pero, sin embargo, muestra una absoluta incapacidad para explicarnos a los castellonenses cómo está el asunto de la alta velocidad”.

Artemi Rallo recuerda que “llueve sobre mojado” porque “con motivo de las Elecciones Generales del 20 de Diciembre de 2015 tuvimos que aguantar cómo los portavoces del PP nos mentían una y otra vez durante la campaña electoral, en la que, sin rubor de ningún tipo, aseguraban que la alta velocidad llegaría a la estación de Castellón antes de que finalizase ese año”.

Una alta velocidad que en el PSPV-PSOE “hemos dado en calificar como AVE Low Cost, porque nacerá del fruto de una chapuza, la del tercer hilo, que acabará generando un auténtico caos cuando por una misma vía confluyan los distintos tipos de tráfico ferroviarios, incluidas las Cercanías”.

Es tal la chapuza que supone el tercer hilo que “el propio Ministerio se ha apresurado a decir que tiene la intención de hacer un AVE de verdad pero “para dentro de mucho tiempo”.  Realmente, lo que han dicho los portavoces del Ministerio de Fomento es que “las obras del AVE de verdad a Castellón comenzarán en 2020 o 2021, lo que significa que, en el mejor de los casos, si esta vez el Gobierno dijera la verdad, las obras terminarían allá por el 2024 o 2025, más de una década después de lo que estaba programado con anterioridad a la llegada de Rajoy a La Moncloa”.