Este montón de cristales rotos está desde ayer en la plaza Mossén Tomás, al lado del colegio Consolación.

Habría que retirarlo lo antes posible, es un peligro.