El agudo humos de ZENTEJUAKIN, una semana más