“Ya te has convertido en un ángel que cuidarás de todos nosotros. Te fuiste silenciosamente, sin hacer ruido, pero tú recuerdo siempre quedará entre nosotros. Que el Señor te tenga en su santa gloria”.

 Ha llegado la hora y el momento de dar el último adiós a una excelente persona; el cual, Dios Padre, ha determinado llevárselo al cielo como  gran y muy buen creyente practicante que era.

Esta tarde de sábado, en la Iglesia Arciprestal de Vinaròs – España, hemos despedido a Pablo Ramos Benítez;  una gran persona, un gran hijo, hermano, tío, compañero, amigo…

No contar con su presencia a partir  de ahora, nos sumerge en un ámplio dolor porque sabemos que no le volveremos a visualizar en forma física como hemos venido haciendo hasta antes de su fallecimiento, ayer viernes. Sin embargo, ahora como bien nos ha dicho Mosen Emili Vinaixa en su misa funeral, debemos tener la esperanza de que su alma  está ya en compañía del Señor, gozando del paraíso terrenal.

Supo luchar para vivir con todas sus armas y sus fuerzas. Con la ciencia y la medicina, con gran fe, como gran creyente practicante que era.

Pero ya estaba cansado…aunque la fe con el Señor, jamás la perdió. Podemos incluso decir, que Dios vino a buscarlo y llevárselo el pasado viernes, 1 de diciembre.

Pablo no ha desaparecido, se ha ido a la casa del Padre, directamente ha entrado en el cielo, aunque ahora exista rabia, llanto y dolor, debemos aceptar que está en las manos del Señor.

Debemos recordarle con mucho cariño, con esa mirada sincera que siempre miraba, con esas palabras que trasmitían seguridad, paz y tranquilidad.

Siempre supo entregar  todo su amor y ternura hacia los demás. Dispuesto siempre ayudar y colaboraren todo y con todos.

Los creyentes somos sabedores de que algún día podremos encontrarnos con él, porque tarde o temprano, llegaremos  al culmino de nuestras vidas.

Ahora esperemos que el Señor le de la paz y el descanso eterno y que las frases y dedicatorias leídas en el sepelio sean las precisas para darle fuerzas a los familiares, amigos  y compañeros de una gran persona que hoy ya ha partido para siempre de nuestro planeta, para que tengamos el consuelo necesario.

Sus cenizas descansarán en su ciudad natal de Colombia.

Hasta siempre amigo!

 
©Juanvi Gellida