Al atardecer del miércoles  27 de Septiembre, pasadas las 19 horas,  en la ciudad de Benicarló y también más allá, incluso en el extranjero,  llegaba la trágica noticia que Iván nos había dejado para siempre. Tras una  gran lucha  constante durante cinco años. Años en que nos  ha enseñado y nos ha  dejado a todos muy buenos consejos y ejemplos a seguir de que es la vida, como debemos de vivirla  y encontrar la paz con resignación al llegar esta gran despedida y pérdida tan joven e injusta, con 40 años de edad.
 
 
Natural de Avilés (Asturias), se caso en Benicarló con Manuela García Piñas, formando una gran familia y fruto de su amor, dos maravillosos hijos: Efrén de 11 años, gran aficionado al fútbol y jugador del Benicarló y Balma de 9 años, niña encantadora y risueña.
Él licenciado en Filología Inglesa, ejerció de profesor en diferentes colegios de varios lugares de la zona de Villafranca y alrededores, hasta que el mismo año que enfermó, le habían concedido plaza en Benicarló, en el centro CEIFP, dando clases de inglés a los alumnos del ciclo de turismo.
Cuando consiguió estar cerca de los suyos, en su casa con su familia, con sus hijos y disfrutar con ellos al lado de su mujer que era y fue su gran pasión, la cruel enfermedad apareció, pero no quiso rendirse, al contrario luchó contra ella.
Al igual que su hijo, era un gran aficionado al fútbol, eso sí, su equipo favorito era el Real Madrid y en muchas ocasiones y cuando disponía de tiempo, se desplazaba al campo del Madrigal a ver al Villarreal. Cualquier deporte le apasionaba y le gustaba.  La lectura. Leer un buen libro para sus ratos de desconexión. Ver una buena película de cine, escuchar música…
También, una de sus pasiones era la tecnología, podemos decir que era un máquina con su ordenador y móvil, siempre “Apple”.
Viajar era su pasión. Su ilusión, dar la vuelta al mundo, que quedó cumplida,  dio la vuelta al mundo con silla de ruedas con su mujer y sus dos hijos hace exactamente dos años ahora.
La Iglesia de San Bartolomé no podía acoger a los cientos y cientos de personas  que han querido decirle el ultimo adiós y despedirse y también a todas las flores que se daban cabida allí mismo en la plaza, acompañando al féretro con sus restos.
En estos momentos podemos decir que la muerte se ha llevado su cuerpo, pero su espíritu siempre  estará en los que hemos tenido  la oportunidad de conocer. Somos conscientes que su partida  es muy amarga y dolorosa, pero también sabemos que ahora está en paz en el cielo, porque ya no fue capaz de luchar mas y todos somos sabedores que fue muy valiente y muy luchador hasta que en sus últimos días, el dolor le venció. La enfermedad se apodero de él y le ganó la batalla.
No pretendamos saber porque marchó de nuestro lado, la vida es así; y así hay que aceptarla ahora.
Su partida no debe de ponernos más  tristes, aunque las lágrimas han empañado muchos ojos de todos y cuantos hemos querido despedirlo, bien sea  en el tanatorio y hoy  viernes 29 de septiembre, en su  multitudinario entierro en la Iglesia San Bartolomé y que tan emotivas y ciertas han sido las palabras de Mosen Carlos en la misa funeral, que entre lágrimas, rabia, dolor y tristeza; todo ello han sido acompañado por melodías del órgano de la parroquia.
Somos conscientes de que ahora su espíritu está tranquilo. Siempre fue muy feliz mientras estuvo en este mundo, disfrutó de todo y con todos. Exactamente junto con su esposa hace unas semanas que paseaban por la zona del Parador de Turismo, mirando y contemplando el mar. Ese mar mediterráneo que tanto adoraba.
Ninguna palabra en estos momentos, ningún gesto, ningún abrazo, beso… aceptamos ante su muerte. Es así de duro decirlo y escribir. Es toda una realidad.
En la inmensa mayoría de veces no somos capaces ni podemos hacer nada  por reconfortar a su viuda, a sus hijos, padres,, suegros, familiares, amigos, compañeros…con palabras  que muestren  condolencias.
Iván;  allí donde estés cuida de todos los que has dejado en este mundo, como tan bien sabías hacer, durante todo ese tiempo que formaste y cosechaste esa gran familia que has dejado y hoy llora tú muerte.
Animo familia y todo lo que habéis hecho todos por Iván es lo que os ayudará a superar esa perdida irreparable, que nunca se os borrará de vuestra memoria.
Descansa en Paz, Ivan!
Mucho ánimo Manuela, Efrén, Balma y familiares.
 
Juanvi Gellida

Deixa una resposta

Please enter your comment!
Please enter your name here