Esta mañana del sábado, varios intrépidos motoristas, desafiando al fuerte viento reinante , se han desplazado hasta Catí, superando toda clase de obtáculos.

Viaje de ida y vuelta, sin novedad.