• El ministro socialista perpetra la discriminación a la provincia al no aplicar las mismas bonificaciones que en Cataluña y entierra el proyecto de la autovía
  • Vicente-Ruiz: “Esta decisión nos quiere convertir en ciudadanos de segunda respecto a Cataluña”

29 de noviembre 2018.-

La visita del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha servido para consumar el castigo del PSOE a Castellón. El ministro del Gobierno socialista ha visitado Castellón y ha anunciado algunas obras menores como cortina de humo para intentar mitigar el castigo impuesto a la provincia con, por ejemplo, las bonificaciones de la AP7.

Tal y como ha denunciado la secretaria general, Elena Vicente-Ruiz, “una vez más, Ábalos se burla de esta provincia y no tiene vergüenza al hacerlo” ya que “dice ahora que ampliará las bonificaciones de la autopista hasta Torreblanca se queda corto ya que hay más tramos afectados en la Comunitat” y, además, “las bonificaciones se limitan a los vehículos pesados y no al tráfico de vehículos, como sí sucede en Cataluña”.

Con la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, los vehículos de Cataluña siempre que entren en la AP7 no pagarán si hacen uso de la carretera en las mismas 24 horas pero, en cambio, a partir de Castellón se vuelve a pagar. En concreto este acuerdo beneficia a 166 kilómetros de Cataluña y a 0 de la Comunitat.

Además, el acuerdo del PSOE también incluye bonificar al 50% el pago a los camiones pero se vuelve a duplicar el precio a partir de Peñíscola. Todo pagado por el Gobierno central con 11 millones y que ha supuesto una fuerte contestación del sector del transporte y empresarial de la Comunitat Valenciana. En este caso se ven beneficiados 200 kilómetros de Cataluña y sólo 15 de la provincia de Castellón. El ministro ha anunciado ahora una ampliación de estas bonificaciones para el próximo año, pero no para los vehículos particulares.

Para la secretaria general, “esta decisión nos convierte en ciudadanos de segunda respecto a los de Cataluña” y el castigo “es por el simple hecho de que Sánchez debe mucho a los golpistas catalanes” y, además, “porque al ser un enemigo público de Ximo Puig hace que todas las decisiones se tomen en contra de la Comunitat y de Castellón”.

Además, este anuncio entierra para siempre la construcción de la Autovía (A7) que el PP había impulsado y que iba a conectar la provincia de forma gratuita de norte a sur.