La asociación Autónomos Unidos para Actuar,  

22 mayo 2020.-  La asociación Autónomos Unidos para Actuar (AUPA) ha pedido hoy al Gobierno que “se deje de cuentos y distracciones planteando la derogación íntegra de la reforma laboral, algo que en estos momentos sólo aporta más incertidumbre y desestabiliza aún más la precaria economía española y afronte los problemas reales para que podamos salir adelante cuanto antes”.

El vicepresidente de AUPA, Pedro García, ha asegurado que “los autónomos nos hemos quedado de piedra, como todos los españoles, al enterarnos de que en medio de una situación como esta se ningunea a los ministerios económicos para adoptar un compromiso de tanto calado que supone remover todo el sistema actual”.

Algo que en condiciones normales hubiera supuesto “abrir un melón muy complicado, entablar negociaciones con los agentes sociales y el resto de partidos y plantear qué sistema laboral queremos entre todos… ahora se acuerda sin más. No damos crédito. Nos preocupa por lo que supone cambiar las reglas del juego y por el mensaje que se envía a Bruselas y al resto de la Unión Europea. Necesitamos el apoyo de Europa y no podemos transmitir que el país no es fiable”.

El Gobierno “tiene que dar marcha atrás sin paliativos, no poniendo paños calientes como ha hecho en las primeras horas”. Y centrarse de una vez en abordar las cosas que son urgentes, la reactivación económica y las ayudas que tienen que seguir manteniéndose. En la apertura de nuevos incentivos fiscales y en garantizar que “no sólo esté sobre el papel sino que se lleve a cabo”.

Funcionarios jubilados, de vuelta

AUPA exige ayudas y medidas para los autónomos y sus empleados que “puedan llevarse a cabo” tras la situación “incomprensible y descabellada” del ICO y el colapso en el SEPE que está impidiendo cobrar los ERTE, dejando a miles de familias “en la más absoluta miseria”.

A este respecto, desde la organización se pide que se derive personal de otros departamentos que debido a la actual situación se encuentran más paralizados, como el Ministerio de Deportes o el de Cultura, a reforzar los servicios de Empleo, dado que la reasignación de funciones es una posibilidad contemplada en la legislación, y se forme online a los nuevos tramitadores.

Asimismo, para acelerar este proceso, se considera necesario que los funcionarios que hayan salido del SEPE por traslado durante los últimos tres concursos de traslados o bien por jubilación durante los últimos tres años, se reincorporen. “Si se ha hecho con los médicos, por qué no con los funcionarios. No entendemos este bloqueo”.

García ha asegurado que muchos autónomos han confiado en que las ayudas del ICO llegaran, pero “en algún punto está fallando el sistema y el dinero está pero no fluye”, destruyendo empresas conforme pasan los días  y el confinamiento las ahoga.

En cuanto a las ayudas, considera imprescindible que haga una redacción de las mismas “comprensible para el ciudadano de a pie, porque el autónomo no es un letrado ni tiene que serlo” así como su recopilación en una web de los incentivos de todas las administraciones específicas para este colectivo. “No podemos estar mirando las webs de ayuntamientos, comunidades autónomas y las de varios ministerios, hay que poner cordura y concentrarlo en un sitio”.

Por otra parte, desde la asociación se reclama que se simplifiquen al máximo los procesos para acceder a las ayudas con el fin de “reducir una burocracia que amenaza con poner en riesgo la subsistencia de muchas familias”.

Medidas

Por eso, desde AUPA reclaman que se subvencionen los impuestos durante la crisis y también los gastos asociados a la actividad de la pyme como la luz o el teléfono.

Además, desde AUPA se reivindica que se mantenga la exención del pago de la cuota de autónomo durante como mínimo tres meses después de que se levante el estado de alarma con el fin de que se pueda reactivar la economía, con el fin de que las empresas puedan salvar la época estival, que para muchas suponía un parón.

Una vez terminado este periodo, AUPA pide que se arbitre una tarifa plana de 50 euros durante al menos otros dos meses para todos los autónomos y que ésta medida se prolongue durante 1 año para los más desfavorecidos.

Asimismo, consideran necesario que se arbitren ayudas para el sostenimiento de los gastos que tienen las pymes pese a haber cerrado y que “pesan como una losa cuando no se tienen ingresos”. Y también que los Erte puedan extenderse más allá del Estado de Alarma, de forma que el personal pueda incorporarse progresivamente a medida que la actividad se recupere.

El único apunte positivo para AUPA en las medidas que ha tomado el Gobierno ha sido la extensión a los inmuebles de la moratoria del pago de las hipotecas que se aplicaba a las viviendas, como recoge el Real Decreto 463/2020. “Sin duda puede suponer un alivio para muchos autónomos”.