NOTA DE PREMSA
 
MULTA CERCANÍAS
  • Carles Mulet tilda de “indecente” e “injusta” la sanción “que le llegó antes que las explicaciones de la empresa a sus quejas por los constantes retrasos”

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha pedido hoy que sea el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luís Ábalos, quien pague la multa de 800 euros que han puesto a una mujer valenciana que, harta del mal servicio de la empresa Renfe, estalló un día y manifestó su malestar cansada de llegar tarde al trabajo y de retrasos diarios de más de 20 minutos en el servicio o cancelaciones sin que Renfe diera la más mínima explicación. Tampoco lo hicieron en las taquillas. La comunicación vino en forma de sanción “indecente e injusta”, señala Mulet, que reprocha que “le llegue antes una sanción que unas disculpas o explicaciones”. 
 
Desde Compromís reclaman que se anule o compense de alguna manera a esta persona y se mejore el servicio para que hechos de maltrato hacia los usuarios como los sucedidos durante el pasado año no vuelvan a repetirse nunca más.
 
En este sentido ha planteado distintas preguntas al Gobierno. La coalición entiende que “el Gobierno tiene un grado importante de responsabilidad política ante el mal funcionamiento del servicio y desespero de los usuarios, ya que lejos de mejorar el servicio como sería esperable lo ha empeorado durante la pandemia”.
 
Así Mulet ha registrado la siguiente pregunta:
 
La prensa valenciana ha recogido este fin de semana el caso de la sanción de 800 euros a la mujer valenciana que, harta del mal servicio de la empresa Renfe, estalló un día y manifestó su malestar cansada de llegar tarde al trabajo y de retrasos diarios de más de 20 minutos en el servicio o cancelaciones sin que Renfe diera la más mínima explicación. Tampoco lo hicieron en las taquillas. El día de su hartazgo, fue identificada por la Policía y denunciada y le llega ahora una sanción económica considerable en aplicación de la conocida ‘Ley Mordaza’, que este Gobierno aplica sin titubear. Meses después la mujer ha recibido una sanción de 800 euros.
 
«Me multan con 800 euros por defender un servicio de cercanías digno», lamenta. Aunque asegura que recurrirá la sanción. «Me indigna que, esperando una respuesta de Renfe o que alguna persona bajara a darme explicaciones, decidieran mandar a la policía a identificarme», apuntaba.
 
Lo lamentable en esta situación es que a la afectada le llegó antes la sanción que las explicaciones o disculpas por sus razonables quejas por el mal servicio.
 
En este sentido este senador pide conocer:
 
– ¿Cómo piensa el Gobierno o las empresas públicas actuar en este caso?
– ¿Cuándo piensan disculparse ante la persona afectada por el desproporcionado trato recibido?
– ¿Prevén algún día derogar en serio la conocida como Ley Mordaza que está teniendo efectos como los descritos hacia un ciudadano harto del mal funcionamiento de los servicios públicos?
– ¿Por qué no asume el Gobierno su parte de culpa como consecuencia del mal funcionamiento del servicio ferroviario, de los recortes en personal y material rodante y por no haber reforzado en la pandemia las frecuencias de trenes, sino reducirlas y empeorar el servicio, a diferencia de lo que han hecho otros países de nuestro entorno con su transporte público?
– ¿Qué mejoras se han introducido desde el Ministerio para mejorar el servicio de tren y cumplir con las recomendaciones sanitarias?
– ¿Piensa el Ministro Ábalos pagar esta sanción puesto que es el responsable último del incidente?
– Dentro de sus estrictas competencias, ¿piensa adoptar alguna medida el Gobierno para intentar anular esta sanción o compensarla de alguna manera?
– ¿Qué medidas piensa adoptar el Gobierno para que no se vuelvan a ocasionar hechos como estos, imputables a RENFE y ADIF?