• Mediante preguntas y una moción en el Senado y en la Comisión Europea la coalición quiere poner coto a prácticas fraudulentas. Carles Mulet: “España y Europa son totalmente permeables a prácticas que perjudican y desprestigian nuestra agricultura”

NOTA DE PRENSA

Madrid, 29 de enero de 2019
España podría estar siendo perjudicada por un fraude en la venta y comercialización de aceite con un origen totalmente ilegítimo. Fuentes solventes han confirmado que la invasión de Turquía del Kurdistán sirio se ha saldado con el saqueo de la cosecha de aceite de 2018, un botín de guerra que tratarían de vender en España.
 
Los senadores de Compromís Jordi Navarrete y Carles Mulethan preguntado al Gobierno por la picaresca en nuestro país, para conocer si algún grupo o empresa ha sido sancionado como publicaron los medios de comunicación por importar aceite de oliva o vender aceite de Túnez como aceite español en Estados Unidos. Esta práctica también ha sido denunciada en envíos de aceite procedente de Turquía que habría sido expoliado por el ejército yihadista de la región de Rojava, en Siria y que se comercializaría como español en Europa tras ser manipulado, según han reconocido las autoridades turcas. “Tales informaciones y prácticas preocupan al sector olivarero español por sus efectos sobre la credibilidad y seriedad del sector oleico español y por la seguridad en la alimentación y salud de los consumidores”, ha indicado Mulet, que ha cuestionado los controles y garantías en fronteras “para evitar abusos o fraudes como el descrito y el descrédito para el liderazgo mundial de la olivicultura de nuestro país”.
 
Para evitar tales abusos y la posible comercialización de un aceite robado procedente de la guerra en Siria, la coalición ha reclamado informes de las importaciones de aceite de oliva que elabora el Departamento de Aduanas de la AEAT con desglose por países de origen y el informe de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición sobre la trazabilidad del aceite de Turquía, que goza de ventajosos acuerdos comerciales con la UE. Por otro lado en Europa, en coordinación con la Oficina Europea de la coalición Primavera Europea, se ha preguntado a la Comisión por la entrada de este aceite kurdo y del intento de venta a empresas europeas y por los medios de control de que disponen para conocer el origen del aceite de oliva importado desde países terceros. 
 
En el Senado además proponen instar al Gobierno para que actúe la Agencia Tributaria, la Agencia de Información y Control Alimentarios y otros organismos como CCAA, MAPAMA, Dirección General de la Industria Alimentaria, Policía Aduanera y cuerpos policiales europeos especializados en la lucha contra el terrorismo, para garantizar que no se producen fraudes en nuestro país y que llegado el caso no se comercialice aceite de fuera de la Unión Europea como si fuera español que pudiera estar financiando al terrorismo.
 
“Para los agricultores y nuestra economía no es viable una Europa y un país que es permeable y no dificulta fraudes tan cargados de falta de ética como el caso de la Guerra de Siria, en la que no se evalúan el impacto de Acuerdos comerciales y en el que cultivos como los mediterráneos están tan desprotegidos como estamos viendo con la citricultura, al no contar con el apoyo de un Gobierno que los defienda con mano dura allí donde sea necesario”, concluye Mulet. 

Deixa una resposta

Please enter your comment!
Please enter your name here