La gente de Podemos prometió durante años que al llegar ellos al poder el precio de la luz bajaría. La realidad es que hoy pagamos la electricidad más cara de la historia y el gobierno con más Ministros de la democracia es incapaz de tomar medidas para abaratar el recibo de la luz.

Pedro Sánchez exigió en el Congreso de los Diputados la dimisión de Mariano Rajoy cuando el precio de la electricidad subió un 8%. Desde la llegada de Sánchez al gobierno la factura de la luz ha subido un 200%, pero el Presidente del Gobierno no se acuerda de sus palabras y sigue sin hacer nada.

Los vinarocenses pagamos hoy la mayor factura de la luz de la historia mientras 22 Ministros no toman ninguna medida y recaudan miles de millones de euros para despilfarrarlos en políticas sectarias dirigidas únicamente a mantener y promocionar sus chiringuitos.

El gobierno del PSOE y Podemos sale muy caro a los vinarocenses. Ha subido la luz y también el combustible ha incrementado su precio. Llenar el depósito se está convirtiendo en un lujo al que muchas familias no pueden hacer frente. Aquellos que prometieron gobernar para quienes más lo necesitan están gobernando para ellos y se han olvidado de sus promesas.

En el Partido Popular hemos presentado al Gobierno medidas concretas que servirían para bajar inmediatamente la factura que pagamos todos. Usar los derechos de CO2 para reducir la factura de la luz, suprimir el impuesto sobre el valor de la producción eléctrica o traspasar a los Presupuestos Generales del Estado los costes no energéticos que se pagan en la factura. Medidas que ahorrarían 7.000 millones de euros a los españoles. Pero Sánchez prefiere no hacer nada.

Como tampoco hace nada Alsina que lleva desde 2015 cobrando un 10% más de IBI a todos los vinarocenses o permitiendo que la tasa de reciclaje se incrementase un 13% por decisión de los alcaldes socialistas de la comarca. Pagamos más por lo mismo y eso perjudica a quienes peor lo están pasando en esta crisis.

La publicidad y las cortinas de humo que disparan todos los días desde el gobierno socialista ya no sirven para tapar el desgarro económico que está produciendo su pésima gestión. Tener un gobierno socialista y comunista sale muy caro a los vinarocenses.

Lluís Gandía