ÚLTIMA HORA:

Femme Força anula la concentración que en un principio tendría lugar a las 20h, debido a la amenaza amarilla por lluvias.
Lamentamos las molestias.

 

  • Como cada primer miércoles de cada mes, Femme Força convoca una concentración a las 20h. en la puerta del ayuntamiento.
 

MANIFIESTO

Como cada primer miércoles de mes nos encontramos aquí para denunciar los asesinatos por violencia de género. A día de hoy llevamos 53, según cifras oficiales. Es decir asesinadas por ser mujer y la relación con su asesino es “tener o haber tenido una relación sentimental con él”, es decir, la pareja o su ex-pareja. Por ejemplo Diana Querr, su vecino la ve correr, decide violarla y matarla. Eso no es violencia de género.

Según el convenio de Estambul, las víctimas son 97 (según datos de Feminicidio.net). Es decir 97, casi el doble, han sido asesinadas por el hecho de ser mujer. Y hoy queremos recordarlas y nombrarlas a ellas a esas mujeres a las que las leyes no le reconocen su derecho de víctima de violencia de género. Hoy queremos decir que son 94 y lo contamos porque lo que no se cuenta no se sabe y lo que no se sabe, no existe. Y si queremos eliminar esta lacra social, lo primero que hay que es que existe. Las dimensiones y realidad del problema nos ayudará a solventarlo. La negación sólo es un engaño y no solventa nada. Todo lo contrario lo empeora. No olvidemos que el asesinato es la punta del iceberg, por debajo están otro tipo de violencias.

Con esto no queremos decir que las penas a los asesinos sean mayores, lo que queremos es llamar a las cosas por su nombre. La cadena perpetua no es una garantía de que no se vayan a cometer más asesinatos. Lo mismo ocurre con las ordenes de alejamiento. Los violentos acuden hacia su victima, se imponga el castigo que sea, la compulsión esta dentro de ellos , matar, violar , herir, por tanto estamos diciendo que el sistema no aplica medidas eficaces, o en todo caso, se quedan muy lejos de cumplir el objetivo final, que no es otro que ese sujeto no vuelva a atacar a una mujer. Por lo tanto es imperioso estudiar estos casos para que las medidas sean realmente eficaces y que no vuelvan a repetirse. No queremos seguir teniendo miedo.