NOTA DE PRENSA

 

  • En 2018, el socialista Rhamsés Ripollés pagó más de 43.400 euros, y en 2019 elevó la suma a 51.000 euros. Para los autónomos, en plena pandemia, solo reserva 30.000 euros
    •  
  • Jesús Lecha, portavoz del PP, reclamó hace un año las facturas abonadas al cártel de las productoras “pero nos niegan la información y nos censuran los plenos, ¿qué esconden?”

El alcalde de Morella, el socialista Rhamsés Ripollés, emitió en un periodo de dos años (2018 y 2019) 117 facturas para pagar al hermano de Ximo Puig cerca de 100.000 euros. Las empresas de Francis Puig se embolsó en 2018 un importe de 43.498 euros distribuido en 41 facturas. En 2019, la cantidad se incrementó hasta superar los 51.000 euros, y el número de facturas creció hasta las 76.

Los detalles los facilita Jesús Lecha, portavoz del PP en Morella, después de reclamar el detalle de los pagos y obtener, “a cuentagotas”, la información. Tras la sanción impuesta por la Comisión de Defensa de la Competencia contra el hermano del Molt Honorable y sus socios, los Adell-Bover, en Morella “la opacidad reina a sus anchas y la falta de transparencia es el común denominador a las preguntas que desde hace años les formulamos sobre estos contratos”.

Lecha solicitó hace un año información sobre las facturas abonadas al hermano de Ximo Puig a través de sus empresas de comunicación (Comunicacions dels Ports y Mas Mut). “Un año después nos han facilitado información sesgada, es decir, solo las facturas que ha tramitado el ayuntamiento. Ninguna información respecto al resto de empresas públicas (fundaciones, patronatos…) que también han contratado con estas firmas”.

De la información municipal facilitada, en 2019 se detallan 76 facturas pagadas a las dos empresas de Francis Puig, “algunas por conceptos exactamente idénticos”. Es una suma desorbitada si tenemos en cuenta “que durante el año 2020 reclamamos de forma reiterada una ayuda directa para autónomos y, sin embargo, el alcalde se ha limitado a reservar 30.000 euros para ayudarles en plena pandemia. Tienen otras prioridades”, explica Lecha.

En 2018, la información facilitada por el consistorio cifra en 43.498 euros la suma abonada a Francis Puig distribuida en 41 facturas. “En solo dos años sabemos que se han abonado cerca de 100.000 euros en 117 facturas diferentes y en algún caso con mismos conceptos pagados a las dos empresas”. “A esta suma cabría añadir todas las contrataciones hechas por el resto de organismos públicos dependientes del ayuntamiento y financiados con fondos públicos”.

Una opacidad y falta de diligencia en facilitar una información “a la que tenemos derecho por ley, pero que en Morella se la saltan”. De hecho, explica Lecha, “no es la única cuestión sobre la que existe censura. En los plenos, aquellos que no les interesa que se emitan, directamente los censuran”.