• Desde hace un año, el socialista Rhamsés Ripollés incumple su obligación de dar cuenta a la corporación del estado de ejecución de las cuentas al que está obligado cada trimestre
  • Para Jesús Lecha, portavoz del PP, “en Morella el PSOE se cree que está por encima de la ley”. “Quien se niega a dar información es porque algo tiene que ocultar”, declara el edil

El alcalde de Morella, el socialista Rhamsés Ripollés, cumple este mes un año desde su última rendición de cuentas al pleno del estado del presupuesto. El trámite, al que está obligado por ley, se lo salta el primer edil “sin complejos, sin avergonzarse, ni ruborizarse”. “Entendemos que quien se niega a dar información es porque algo tiene que ocultar”.

Las declaraciones las ha hecho el portavoz del PP en Morella, Jesús Lecha, quien pleno tras pleno exige del alcalde “que cumpla la ley”. Una demanda que “el alcalde ignora de forma constante en una actitud de soberbia propia de regímenes absolutistas”.

En efecto, Lecha ha reclamado en los últimos plenos el cumplimiento del marco legal vigente que obliga a cualquier gestor de una administración pública a rendir cuentas a la corporación del estado del presupuesto. “Desde junio de 2020 estamos a la espera de que se nos facilite una información que nos niegan de forma reiterada. Y lamentablemente esta opacidad demuestra que el PSOE ha convertido la casa de toda Morella en su sede política y que en ella puede hacer y deshacer a su antojo”.

En este escenario, “solo el PP garantizar la defensa de los intereses de los ciudadanos”. Porque, tal y como manifiesta el portavoz del PP, “somos la voz de la calle, de los vecinos que no entienden cómo el alcalde se sube el sueldo y el de sus concejales y se niega a rebajar los impuestos. Cómo hay dinero a espuertas para malgastar en propaganda en la empresa del hermano de Ximo Puig y, sin embargo, se exige a los empresarios cofinanciar un fondo Covid-19 para autónomos cuando es a ellos a los que se les habría de ayudar”.

Desde Morella, “el PP va a seguir alzando la voz de los vecinos indignados con esta política recaudatoria. Vamos a seguir defendiendo los intereses de los autónomos y empresarios, que a través de Asetmyco ya han mostrado su malestar, y vamos a proteger a Morella frente a políticas que malgastan en propaganda y arruinan a la población. Porque el futuro de nuestro municipio y sus pueblos lo decidimos los vecinos, no Ximo Puig y su fiel discípulo y alcalde”.