• Ante la movilización de las familias, el Ayuntamiento lanza una campaña contra la Conselleria de Educación (Compromís) con el fin de tapar su falta de previsión, ya que saben desde hace más de un año que el local que alberga la guardería actual es insuficiente para cubrir la demanda por parte de las familias de Alcossebre.

Madres y padres desconocen cómo y cuándo formalizar la matrícula de la Escuela Infantil a dos días de acabar el curso escolar e incluso dudan de sí dispondrán de plaza, ya que este nuevo curso, la Guardería Infantil pasa a ser Escola Infantil bajo las normas de Conselleria.

Entre abril y mayo de 2021 las familias usuarias de la guardería, y aquellas que contarán con un nuevo miembro a lo largo de este curso, ya preguntaban a la actual gerencia de dicho centro de Alcossebre por la matrícula de sus hijos e hijas para el curso que viene. La respuesta que recibieron fue que la Guardería pasaría a ser Escuela Infantil autorizada por Conselleria, y por tanto, los criterios de admisión, así como la fecha de inicio de curso, ya no los marcaría dicha gerencia, si no el propio Ayuntamiento, que es quien tendrá las competencia para la gestión. En ese momento, las familias empezaron a preocuparse, y a movilizarse, ya que la incertidumbre les dificultaba la planificación de la vida laboral y familiar y la tan manida conciliación. Compromís, que ha mantenido contacto con padres y madres desde el primer momento, ha sabido que, desde el inicio de las movilizaciones hasta hoy, nadie les ha dado ninguna información al respecto, ni el Ayuntamiento, ni la actual empresa concesionaria que, por lo que nos dicen las familias, tiene la misma información que ellas, es decir, ninguna.

El 1 de junio de 2021, el ayuntamiento lanzaba dos mensajes: por un lado, solicitaban a las familias interesadas que escribieran a la cuenta de correo electrónico correspondiente a la concejala de Educación de Alcalà de Xivert, en el que comunicaran los datos de los futuros alumnos y alumnas; por otro lado, lanzaban el mensaje, contra la Conselleria de Educación, en el que afirmaban haber planteado la inclusión de un aula de 2-3 años en el actual CEIP La Mola. Dos mensajes que, a las familias, les ha parecido insuficientes y además una clara señal de “echar balones fuera” por parte del Ayuntamiento. En cuanto al primer mensaje, Compromís confirma que hay familias que a día de hoy (semanas después de mandar los datos y solicitar la información), todavía no han recibido respuesta por parte de la concejalía; además comentan el malestar por los canales utilizados (bando móvil y Facebook) para pedir a las familias los datos de sus hijos e hijas, ya que todo hubiera sido más fácil y seguro si se hubiera contado con la colaboración de la empresa concesionaria, que es quien está en contacto diario con las familias y quien tiene la confianza de éstas. Por otro lado, Consellería ha confirmado que nunca se ha solicitado la apertura de un aula de dos años en el CEIP La Mola, que carece de espacio para ello, y que el Ayuntamiento no ha planteado a Conselleria ninguna solución a este problema de espacio, mintiendo de manera descarada, por tanto, a toda la ciudadanía, y utilizando medios de comunicación pagados con dinero público con fines políticos particulares.

Está claro que, este Ayuntamiento con Francisco Juan a la cabeza, utiliza la Educación como herramienta política contra Compromís. Así lo hizo en las elecciones 2019 confundiendo a la ciudadanía con las fechas y trámites del Pla Edificant, queriendo encubrir su falta de gestión, con mentiras al respecto.”, declara Sorlí, que además añade, “las únicas perjudicadas son las familias, ya que cada vez que mienten, se retrasa más la ejecución de los planes”.

Así pues, vemos que Maria Sorlí, como única concejala de su partido y a la cabeza de su equipo de trabajo, no deja de ofrecer transparencia y aportar soluciones e iniciativas buenas para el pueblo. Para poder seguir su trabajo, se puede visitar la página web: http://alcala.compromis.net/