• Iván Sánchez: “Se han hecho muchas incautaciones gracias al trabajo junto con la Sociedad de Cazadores y el guarda rural”

El Ayuntamiento de Sant Jordi está colaborando intensamente este año para combatir el aumento que se ha producido de robos de algarrobas a los productores del municipio. En colaboración con la Sociedad de Cazadores y junto con el guarda rural, han podido hacer muchas incautaciones de este producto, que este año se ha disparado de precio por la crisis y la falta de producción ante el aumento de la demanda.

El alcalde de Sant Jordi, Iván Sánchez, ha explicado que “estamos haciendo un trabajo conjunto para tratar de minimizar el perjuicio económico que están sufriendo los vecinos que tienen producción. Gracias a ello hemos podido hacer muchas incautaciones las últimas semanas”.

Así, Sánchez ha advertido que “en colaboración con la sociedad de Cazadores y junto al guarda rural, estamos cogiendo todos los días a gente que está robando algarrobas de los vecinos de Sant Jordi, y hemos cogido un montón. Hemos puesto a disposición de los vecinos todos los medios de los que disponemos para tratar de evitar que se produzcan más robos y localizar a los ladrones”.

El Ayuntamiento de Sant Jordi ha practicado más de 20 diligencias hasta el momento y ha recuperado más de 3.000 kilos de algarrobas. Esto ha sido posible gracias a que el alcalde, Iván Sánchez, ha puesto a disposición de la Cooperativa Agrícola de Sant Jordi y los vecinos agricultores todos los medios que dispone a través del guarda rural y de todos los vehículos de que dispone el consistorio, junto con la sociedad de cazadores.

Hay que tener en cuenta que este año hay más robos de cosechas de algarroba debido al incremento del precio que el kilo de este fruto seco viene experimentando en los últimos años. Un valor en alza al que este año se une el inicio de una profunda crisis económica por culpa de la pandemia, que hace que estos robos sean más graves para algunos vecinos, que ven en la cosecha de este año es un desahogo económico.

En esta campaña, el precio del kilo de algarroba oscila entre los 70 y 75 céntimos, aunque según las variedades puede alcanzar los 90, ya que el noventa por ciento del valor de la algarroba lo marca la calidad de la semilla. Un precio considerablemente alto al tratarse de un cultivo fácil de recolectar y con vainas de un tamaño grande.

La algarroba ha multiplicado por cuatro el precio, por lo que incluso se han agotado los plantones en los viveros al calor de una demanda inusual en la que influyen diversos factores, principalmente el incremento de la demanda. Este aumento de la demanda de algarroba por parte de la industria alimentaria y cosmética está detrás de un aumento de precios que coincide, además, con un año en el que la oferta de otros países productores ha descendido de forma notable.