• El Fútbol es posiblemente el deporte más popular en España y Europa.

EL fútbol implica correr, saltar, golpear, lanzar y caminar. Los campeonatos, torneos o campus se disputan en varios grupos de edad (categorías alevines, infantiles y juveniles), en este deporte, los futbolistas compiten en equipos según su año de nacimiento con rangos de edad específicos para cada categoría. Compiten con sus pares hasta el nivel junior antes de ingresar a los equipos senior.

Se han utilizado varios enfoques para detectar, confirmar y desarrollar las competencias necesarias para jugar a fútbol. Correr, saltar y lanzar son las habilidades afectadas en gran medida por los rasgos físicos, influenciados por factores genéticos, y desarrollados a lo largo de la vida con el entrenamiento. Las competencias físicas que sustentan el rendimiento en la de carrera / salto / golpeos, evolucionan y se ven afectadas por el crecimiento y la maduración desde la infancia hasta la adolescencia y posteriormente hasta la edad adulta.

Por esta razón, predecir el jugador talentoso a una edad muy temprana es un desafío y podría no ser el enfoque más apropiado. Además, dado que el entrenamiento y la exposición a la competencia combinados con la aparición de lesiones afectan el desarrollo del talento y las posibilidades de que se manifieste a la edad adulta, es necesario comprender cómo podemos evaluar la progresión atlética de lo que pueden ser expectativas realistas para el joven Futbolista.

El Campus Internacional de fútbol formativo lleva desarrollándose, de la mano de Pichi Alonso,  más de veinticinco  años, los últimos quince en Peñíscola,  trabajando con jóvenes futbolistas, algunos de ellos llegando a pertenecer a equipos como el FC. Barcelona, Fc Vila-real, FC Zaragoza, SC Bettembourg de Luxemburgo,…..

Para el equipo técnico (Luis Adell; Joaquín Reverter, José Bollado) una de las prioridades es el seguimiento de los futbolistas, para ello cuenta con un convenio con el Grupo de Investigación Movimiento Humano de la Universidad de Lleida, llevan años con el Proyecto “Educatión Motor & Research Lab-FUT” realizando pruebas al más alto nivel, valoraciones específicas de la Utilización de la tecnología más eficaz GPS, plataformas de fuerzas para la determinación de la potencia, análisis podológico y análisis fisiológicos.

En este sentido uno de los parámetros que ha tenido más repercusión en la comunidad científica han sido las tomas de sangre para su posterior análisis, estos pueden predecir que jugadores aparentemente saludables corren un alto riesgo de manifestar un problema cardíaco, el procedimiento es muy sencillo, basta con determinar la “Troponina” que es uno de los barómetros de la salud del corazón. La casualidad o/y el trabajo bien realizado han puesto de actualidad mundial los estudios realizados en el campus.

Una editorial de una de las revistas más relevantes de la ciencia Br J Sports Med https://bjsm.bmj.com/content/early/2020/05/21/bjsports-2020-102482) y la asociación de Médicos de medicina del deporte española señalan la necesidad del control de la troponina en el deporte como medida preventiva contra el COVID_19.

Las pruebas fisiológicas realizadas en el Campus Internacional de Fútbol Formativo de Peñíscola son de los pocos estudios realizados en el mundo del fútbol formativo sobre troponinas, y sirven en la actualidad para conocer la dinámica de las curvas de este biomarcador antes y después de un partido de fútbol, estos resultados publicados en una importante revista International Journal of Environmental Research and Public Health, (https://www.mdpi.com/search?q=reverter-masia&authors=&journal=ijerph&article_type=&search=Search&section=&special_issue=&volume=&issue=&number=&page=) son una de las referencias para la prevención de la lucha contra el covid-19.

Cabe recordar las manifestaciones clínicas de COVID-19 incluyen compromiso cardíaco y complicaciones, entre las que se encuentran miocarditis arritmias e insuficiencia cardíaca de inicio rápido. Desde los primeros casos informados en Wuhan, China, se encontraron niveles elevados de biomarcadores de troponina (cTn), lo que podría indicar una lesión miocárdica.

Los estudios realizados en el Campus constatan que la intensidad es la que mejor explica el incremento de cTn, los resultados también sugieren que cuando se fija la intensidad, hay un impacto significativo de la duración en los valores de cTn posteriores al ejercicio.

De interés ha sido la importancia del entrenamiento en la liberación de cTn con el ejercicio, existía la creencia de que para protegerse contra una significativa elevación de cTn con una posible repercusión clínica era importante tener un óptimo nivel de preparación.

Sin embargo, los resultados de los estudios transversales eran inconsistentes, basados en estudios no controlados, y con limitaciones en la precisión del ensayo y en el método de cuantificar el nivel de entrenamiento. Al respecto, en uno de nuestros trabajos pudimos observar que jugadores de fútbol jóvenes tuvieron valores basales y después del ejercicio de troponina superiores a futbolistas senior.

Los valores más altos de cTn en sujetos entrenados podrían ser consecuencia de un proceso de adaptación cardíaca al entrenamiento. En todo caso, los datos actuales parecen descartar la teoría de que el entrenamiento tenga un efecto protector del corazón resultante en menor liberación de cTn.

Estos datos pueden ayudar a interpretar los resultados de los análisis que realicen los diferentes equipos de fútbol para la prevención del COVID:19. El Campus Internacional de Peñiscola Comprometido con la Ciencia.