• El sistema permite la reutilización del agua procedente de la lluvia evitando el consumo de agua potable para otras necesidades de servicio,  alcanzado así cuotas de ahorro hídrico del 70%.
  • El centro educativo contempla, a corto plazo, la incorporación de nuevos sistemas de ahorro energético compatibles con el medio ambiente.

 

La ampliación de las instalaciones del colegio ISP de Peñiscola ha servido para poder desarrollar e implantar un sistema de reutilización de aguas sin necesidad de tratamientos específicos. Se trata de la recogida y almacenaje de agua procedente de lluvia que se destina, entre otras cosas, al riego del jardín ecológico que dispone el centro, el llenado del depósito del sistema contra incendios y para cubrir el servicio de limpiado de las zonas exteriores y la flota de autobuses. De esta manera se evita utilizar agua potable para necesidades que no precisan de la óptima regulación para el consumo humano haciendo que el ahorro hídrico en términos generales si sitúe en un 70%. Toda la necesidad de agua que no se destina al consumo básico regulado se cubre con el mecanismo de almacenaje instalado.

El sistema consiste en la canalización de gran parte de agua de lluvia que recogen las cubiertas para ser almacenarla en un depósito de 35.000 litros, con la instalación de un aliviadero que devuelve el agua excedente a la canalización de las aguas pluviales cuando el nivel alcanza el máximo de su capacidad. Es decir, cuando se superan los 350 hectolitros. Todo y parecer un sistema muy básico, la estructura edificativa se diseñó para tal propósito teniendo en cuenta las dimensiones de las cubiertas del colegio y su forma cúbica. El edificio, de carácter moderno, acristalado y abierto en prácticamente su totalidad, se adaptó para poder incorporar el sistema de reutilización de aguas pluviales conservando el diseño previsto y prever la instalación de nuevos recursos energéticos una vez concluida la fase final; ya casi acabada.                 

El colegio, además de posicionarse a favor sobre la necesidad de utilizar los nuevos sistemas ambientales y de reutilización de recursos naturales, imparte como ejemplo de educación la necesidad de buscar alternativas ecológicas diseñadas bajo los parámetros de sostenibilidad y eficiencia. Los alumnos, a lo largo del curso, realizan trabajos sobre el aprovechamiento energético y los recursos naturales como bienes de cuidado ambiental.  

Por otro lado, dentro de la directriz trazada por ISP Internacional School Peníscola sobre el aprovechamiento energético, la edificación que alberga las aulas de los diferentes cursos está clasificada como clase B en cuanto a eficiencia energética, con una perfecta y buscada orientación Sur que permite aprovechar la luz solar, la climatización en invierno y el resguardo de los fuertes vientos de Noreste que predominan en nuestra zona de ubicación.