NOTA DE PRENSA

 

  • Los populares denuncian que el equipo de gobierno haya optado por cerrar la piscina y dejar tirados a los empleados de la infraestructura sin ofrecer soluciones 

El Partido Popular de Càlig ha presentado hoy la petición de un pleno extraordinario con motivo del cierre de la piscina. Los populares han puesto encima de la mesa la mala gestión que ha hecho el equipo de gobierno respecto a eta infraestructura.

Los populares han advertido que de la apertura de la piscina dependen cuatro puestos de trabajo directos (socorristas y conserjes) y el trabajo de un vecino que abre el servicio de bar en la piscina. Pese a que durante varias semanas el Ayuntamiento ha estado “dando declaraciones contradictorias” sobre la posible apertura de la piscina, lo que ha generado falsas expectativas.

En este sentido, los concejales del PP creen que detrás del cierre no existen motivos de seguridad sanitaria, sino problemas que arrastra la instalación y que el equipo de gobierno nunca ha sido capaz de solucionar.

El PP de Càlig ha hecho uso de su capacidad de quórum para reclamar el pleno para que se estudie la reapertura de piscina como motor económico de la localidad y elemento dinamizador, subvencionar al vecino afectado por el cierre del bar con las ayudas impulsadas para el comercio, instar al equipo de gobierno a que licite de forma rápida la reparación de la piscina y que el resto de instalaciones deportivas puedan usarse de manera gratuita.