NOTA DE PRENSA

 

  • El PP reitera su compromiso para arbitrar las medidas que permitan combatir y erradicar el virus pese a conocer por los medios y no por el alcalde el nuevo caso de COVID-19

  • Lecha (PP) insiste en extremar las medidas de detección y, además de los análisis de las aguas residuales, cree “imprescindible que se realicen test a toda la población”, señala

El Partido Popular de Morella ha vuelto a reclamar al equipo de gobierno de la localidad la compra de test para la población con el objetivo de “garantizar la protección a los vecinos y evitar nuevos brotes” tras el positivo registrado en la residencia de ancianos.
Jesús Lecha, portavoz del PP en la localidad, considera que las pruebas de detección “son básicas para conocer el estado de salud de nuestros vecinos y, en caso de registrarse algún positivo, adoptar todas las medidas sanitarias para evitar nuevos brotes en el municipio”.

Como indicó en el último pleno, “no debemos escatimar esfuerzos” y los test es una medida adicional a otras y sólo con la suma de todas las opciones posibles conseguiremos frenar la proliferación de positivos. “El Gobierno nos dijo que no hacían falta las mascarillas en el momento más álgido de la pandemia, ahora sí son obligatorias. Los test dicen que no son fiables, pero es un método más a sumar para detectar y prevenir, principalmente a los asintomáticos”.

Desde el Grupo Municipal Popular, señala Lecha, “nuestra prioridad ha de ser proteger a la población, muy especialmente a los más vulnerables, por todos los medios posibles”. Y para ello, “insisto en que se replantee la negativa a la compra de test”. “Lo han hecho otras muchas localidades como Portell, Catí o Sant Joan de Moró y empresas privadas con sus trabajadores, ayudando con ella a detectar positivos asintomáticos que sí contagian. No entendemos cómo el alcalde todavía no ha adquirido estos test que serían fundamentales y complementarios para proteger a los vecinos”.