NOTA DE PRENSA

 

  • Los populares reclaman una actuación urgente al ser la provincia de Castellón líder en las listas de espera de la sanidad desde que gobierna Ximo Puig
  • Marisa Mezquita: “A los pésimos datos por la gestión de los socialistas se añade la crisis del coronavirus y se deben dar respuestas valientes y eficaces”

Malos momentos para la sanidad de la provincia de Castellón. La mala gestión que han realizado desde la Generalitat Valenciana ha hecho que tres hospitales de la provincia de Castellón estén en el pódium de las listas de espera. En concreto, el hospital de Vinaròs con 218 días de media de espera, el hospital General con 223 días de espera o el de la Plana con 131 días.

Tal y como ha exigido hoy la diputada autonómica del PP, Marisa Mezquita, “es urgente que desde la Generalitat se ponga en marcha un plan de choque efectivo” ya que estas listas de espera “tal y como marcan los indicadores de la pandemia, van a seguir creciendo”. La diputada ha asegurado que “reducir las listas de espera es salvar vidas”.

Y es que las listas de espera en la provincia de Castellón se han disparado desde que gobierna el PSOE y ya en 2019 se habían duplicado respecto a la situación que heredaron del PP. Unas cifras que han ido creciendo y que, de manera lógica, durante el coronavirus, se han disparado. Para la diputada “no es normal que la provincia de Castellón reciba un maltrato tan grande por parte de la Generalitat Valenciana”.

La diputada autonómica ha manifestado que “es necesario abordar el tema con seriedad” ya que la situación “es muy grave”. La Atención Primaria está colapsada y las especialidades médicas cuentan con listas de espera de hasta un año. “No podemos permitir que esto se vaya agravando cada mes y nadie haga nada”.

Al mismo tiempo, Mezquita ha señalado que “Ximo Puig es el máximo responsable de esta situación” a la que hay que añadir que “también prometió una paga extra para el personal sanitario de la Comunitat tras la primera ola de la pandemia pero, hoy por hoy, nadie sabe nada al respecto”. “No atienden las demandas de los profesionales médicos, ni de los sindicatos, ni de los pacientes, por no hablar de la situación en la que se encuentran los MIR”.