Las muchas coincidencias que hay en los programas electorales de de PVI y socialistas, en las reuniones poselectorales era uno de los argumentos a favor para un pacto de legislatura o incluso hasta de gobierno. Fueron otras consideraciones las que nos hicieron decidir quedarnos en la oposición.

Vistas las primeras iniciativas del equipo de gobierno, cada vez estamos más convencidos de haber tomado la mejor decisión, porque en las escasas semanas de mandato, las diferencias en el cómo abordan asuntos que nos gustaría poder apoyarles, a buen seguro que ya hubieran generado la primera crisis de gobierno.

Las diferencias comenzaron en el pleno de julio con la negativa a tomar en consideración nuestra petición – plenamente ajustada a derecho como finalmente se ha demostrado – para que el concejal tránsfuga del PVI quedase como concejal no adscrito y no en el grupo mixto; negativa que nos forzó a interponer un recurso a la resolución del pleno que teníamos muy claro que era ilegal.

Han continuado cuando en vez de fomentar medidas activas de emergencia social, eliminan las partidas para los convenios con Cáritas y Cruz Roja, y los programas Menjar a Domicili y de Alimentos, para destinar los 45.000 € de sus fondos a poner en marcha un “Laboratorio Social” del que no tenemos suficiente información, ni sabemos de sus propósitos ni de su cometido, que tendrá ámbito provincial pero pagándolo Vinaròs y no la Diputación. Son ya demasiados los planes emprendidos estos últimos cuatro años (centro histórico, movilidad, estratégico de ciudad, turismo, smart city, participación, etc.) sin que se haya puesto en marcha ninguna de las medidas que dichos planes proponían. El Laboratorio Social propuesto mucho nos tememos que será otro plan que dormirá en una estantería.

Siguen las diferencias cuando el Ayuntamiento de Vinaròs se hará cargo de los 36.000 € que costará el derribo de la primera línea de las casetas almacén para pescadores del puerto de Vinaròs que lindan con la plaza 1 de Mayo, un gasto que en ningún caso corresponde desembolsar a los vinarocenses porque la actuación se efectúa en un terreno y en unos bienes que son de la Direcció General de Ports de la Generalitat Valenciana, siendo ellos quienes deberían realizar dicha actuación completamente a su cargo.

Y tendremos nuevas discrepancias, tras oírle decir el alcalde que próximamente visitará al Director General de Ports para negociar el canon de ocupación que el Ayuntamiento tendrá que pagarle a la Generalitat por la ocupación del decrépito local de la antigua Cooperativa de Pesca del puerto, para ubicar el Centro de Inspiración Turística en el que además, el Ayuntamiento invertirá y regalara a la Generalitat otros 800.000 € de los vinarocenses restaurándole un edificio que nunca será de propiedad municipal. Sobre estas dos últimas inversiones, el equipo de gobierno dirá que la mitad se pagará con los fondos que el EDUSI destine a Vinaròs.

Esto no es ningún alivio, porque los fondos europeos que reciba Vinaròs, de emplearse en alguna otra propiedad municipal, quedarían para Vinaròs y no para la Generalitat.

Deixa una resposta

Please enter your comment!
Please enter your name here