• Nota de rectificación

Una vez comprobados los hechos, la familia quiere aclarar que no se ha tratado de un caso de Bullying,

sino de una actuación puntual debido a una ruptura sentimental.

 

Esta tarde en Vinaròs, una menor de edad ha intentado suicidarse, por suerte sin más consecuencia, después que otra niña también menor, bien por celos o  bien por su propio placer (después de leer los mensajes, creo yo que más por lo segundo), ha empezado a atosigarla con mensajes amenazantes, como por ejemplo: si tú apruebas y yo no te voy a bajar a los infiernos

Tú no vales para nada

Y algunos algo más fuertes.

Todo ha empezado en la última hora de clase en el instituto y después de quedarse llorando en la clase y perder el bus para volver a casa, me ha llamado para que fuera ha buscarla llorando y yo sentirme impotente al estar fuera y no poder ir a por ella. sobre las 17:00 horas recibí un mensaje de WhatsApp, del cual me doy cuenta 36 minutos más tarde, que era de mi niña y era un mensaje de despedida, cual es mi reacción al no estar aquí para poderla ayudar, solamente podía llamar a la guardia civil explicar los hechos e intentar localizarla, ya que no sabíamos nadie de su paradero, al final la localiza su hermano en casa y en ese momento llega la guardia civil y el SAMU y actúan con celeridad, la menor había ingerido pastillas e intentado hacerse varios cortes en el antebrazo y la muñeca con una cuchilla de un sacapuntas, gracias a Dios, todo a quedado en un susto y no ha llegado a nada más grave.

En este caso sólo quiero mandar un mensaje y es que, sea bullying o bien sea maltrato, aunque sean menores hay que parar estas cosas y que no se lleguen a esos puntos, que en los colegios estén más encima de los niños, porque esta vez se ha quedado sólo en un susto, pero otra vez puede ser peor.

También dar muchas gracias a los agentes de la Guardia Civil por todo lo que han hecho por mi hija y a los médicos del SAMU y Hospital de Vinaròs