A pesar de que el tiempo está inestable y se habían pronósticado lluvias,  los intrépidos motoristas, Juanito, Serafín Miguel y Gines (se nota la falta de alguno), han viajado hasta San Mateo, desde donde, trás repostar, han regresado a Vinaròs.