La Guardia Civil habla de violencia sobre la anciana muerta de manos de su hijo el pasado 11 de diciembre del 2018. 

El parricida no seguía su tratamiento psiquiátrico y se encontraba en un brote psicótico y no fue consciente cuando mató a su madre de 83 años y faltó a la cita en la Unidad de Salud Mental del Hospital Comarcal de Vinaròs, apuntó uno de los doctores durante su declaración en el juicio.

En la segunda jornada del juicio con jurado popular, que se celebró en el salón de actos de la Audiencia Provincial de Castellón, también fueron a declarar como péritos. dos miembros de la unidad de Criminalistica de la Guardia Civil y las primeras personas que vieron al acusado tras acabar con la vida de su madre.

También declararon las dos técnicas de asistencia sanitaria que se desplazaron al lugar de los hechos tras recibir el aviso y los técnicos de ADIF que se encontraron con el hombre ensangrentado y en ropa interior, en el camino cercano a las vías del tren y cerca del domicilio donde ocurrieron los hechos.

El parricida manifestó a los técnicos de ADIF, “que había matado a alguien y que llamáramos a la Guardia Civil”.

El acusado, sufría esquizofrenia paranoide, que se trata de una enfermedad mental grave y crónica y según los dos médicos forenses que examinaron al parricida de Vinaròs tras acabar con la vida de  su madre a golpes, se encontraba en estado de brote psicótico, ya que el acusado no seguía el correctamente el tratamiento de la USM de Vinaròs.