• El Gobierno Provincial rompe con la estacionalidad de actividad en torno al monumento al posicionarlo como producto en sí mismo

  • Moliner: “Hemos transformado nuestro icono turístico internacional para atraer oportunidades a toda la provincia”

 

8 de junio.

La Diputación de Castellón ha consolidado el Castillo de Peñíscola como catalizador de oportunidades turísticas al alcanzar hasta mayo los 85.000 visitantes, una cifra que viene a constatar el excelente comportamiento turístico de este monumento como gran reclamo del turismo cultural de la provincia. Con ello, el Gobierno Provincial ha conseguido romper con la estacionalidad de actividad en torno a la fortaleza al haber apostado por consolidar la visita al castillo como producto turístico en sí mismo y no tanto vinculado a ser sólo oferta complementaria al sol y playa.

La aspiración del presidente de la Diputación, Javier Moliner, es que con la transformación y modernización realizada por el Gobierno Provincial permita al monumento atraer medio millón de visitantes anuales y que ello revierta en mejores oportunidades económicas para toda la comarca del Baix Maestrat.

Todo destino turístico necesita un producto principal, que en nuestro caso es el sol y la playa con un complemento de todo el interior de la provincia volcado en servir patrimonio,  historia, paisaje, cultura, gastronomía. Pero además, necesita de un elemento que tire del destino. Un icono, una bandera. Y ese icono es el Castillo de Peñíscola, sin ninguna duda, puesto que es la imagen internacional no sólo de la provincia de Castellón, sino incluso de la Comunitat Valenciana y de España”, ha indicado Moliner.

 

En ese sentido, el presidente ha explicado que “la Diputación ha querido transformar el Castillo, no queremos que sea un castillo para venir a ver sino para venir a sentir, para experimentar, a vivir los momentos históricos que durante estos ocho siglos ha vivido con el paso de la Orden del Temple, del Papa Luna. Convertir el motivo por el que miles de turistas de toda Europa vengan a conocer la provincia y podamos beneficiar no sólo a Peñíscola sino a toda la provincia de la llegada de esos visitantes”.

Cabe recordar que ya han concluido las obras de la primera fase del Plan Director de la Diputación que han permitido, entre otras cosas, la habilitación del faro como centro de visitantes y la restauración de varios elementos arquitectónicos que enriquecen notablemente el recorrido por el castillo.

 

Un paquete turístico único en España

El presidente Moliner ha hecho referencia a “un antes y un después” de este conjunto de actuaciones. “Así es como se consigue pasar de una visita aislada a esta fortaleza a un paquete turístico, único en España, que ofrece una experiencia templaria por esta provincia, poniendo en valor nuestros pueblos y sacando el máximo provecho de cada estancia”.

 

Y es que el Plan Director incluye la restauración del patrimonio del castillo así como del parque de artillería, la renovación de la oferta museográfica y la adecuación de los accesos con el objetivo de que esta fortaleza recupere todo su esplendor y sea lo más atractiva posible para el visitante.


Además, parte importante de esta línea de trabajo es la vertebración de dos rutas temáticas por toda la provincia entorno a los templarios y a la figura del Papa Luna, lo que permitirá que los turistas que visiten Peñíscola puedan ampliar esta experiencia y conocer los pueblos del interior. 

 

Recuperación rentable para el territorio

Generar riqueza en el territorio y crear oportunidades laborales para los castellonenses son los fines últimos de esta recuperación patrimonial histórica para la provincia de Castellón y su vertebración turística provincial.

 

Es por ello que el presidente ha pedido a empresarios, asociaciones, instituciones y ciudadanos su participación “para dotar de contenido a este Plan Director, para hacerlo lo más rentable posible tanto para el sector turístico como para el territorio. A generar tantas sonrisas como puestos de trabajo, y a continuar la historia de una provincia que mira al pasado con orgullo y reivindica el presente como oportunidad de futuro”.