• La Conselleria que más debe a la administración local es la de Igualdad y Políticas Inclusivas, ya que debe las transferencias a los Servicios Sociales.

En estos días, tal y como ha informado la concejala del área de Hacienda, Dolores Bayarri, el gobierno municipal está trabajando en la confección del presupuesto municipal para 2020.

“Además de conjugar las necesidades planteadas por cada área de gobierno, hacer frente a las obligaciones de pago y dar cobertura a los servicios, en el proyecto de presupuestos para el año próximo debemos incorporar la previsión de cobro de subvenciones y transferencias de otras administraciones” ha explicado Bayarri.

En este ejercicio de previsión, se tienen en cuenta las ayudas, subvenciones y transferencias que el Ayuntamiento ha recibido en los últimos años, “para realizar un cálculo lo más aproximado posible y realista posible” y ha sido en este proceso en el que se ha podido comprobar la deuda que la Generalitat Valenciana tiene con esta administración local.

Concretamente, se trata de más de 230.000€ reconocidos con obligación de pago por parte de la administración autonómica pero no pagados, de entre los cuales, destacan el fondo de cooperación municipal, dependiente de la Presidencia del gobierno valenciano, o los pagos relativos a los servicios sociales, dependientes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, en total en este área, la Generalitat debe al Ayuntamiento más de 120.000€.

“En presupuestos como el nuestro, casi un cuarto de millón de euros de impago por parte de una administración superior, sobretodo en materia social, es grave y nos vemos en la necesidad de reclamar su pago cuanto antes; ese dinero está adecuadamente y justamente otorgado a nuestro Ayuntamiento y no deberíamos tener que padecer por los retrasos en su cobro” ha manifestado, añadiendo que el Ayuntamiento “sí asume sus responsabilidades, no sólo en el pago a proveedores, cuyo periodo medio es de 13 días; sino también haciendo frente al pago de sentencias urbanísticas heredadas, algo que ni siquiera es responsabilidad nuestra pero que debemos asumir a pesar de la asfixia que supone para nuestra economía”, ha finalizado.