• Moliner: “Esta sentencia la gana Castellón, los jueces han frenado el desmantelamiento al que Montón ha sometido al Provincial”

  • La Conselleria ha ido en contra tanto de la calidad del servicio sanitario de los castellonenses, como contra la legalidad”

 

4 de junio.

La Justicia ha dado la razón a la Diputación de Castellón y ha emitido una sentencia por la que anula el desmantelamiento al que la consellera Montón ha sometido al Hospital Provincial en los últimos años. Así, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Castellón ha resuelto en sentencia firme estimar el recurso interpuesto por la diputada de Acción Social y consejera del Provincial, Elena Vicente-Ruiz, y anula todos los despidos contemplados en el acuerdo del punto nº10 del Consejo de Gobierno del Consorcio Hospitalario Provincial celebrado el 25 de octubre de 2016.

El presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha asegurado que “esta sentencia no la gana la Diputación de Castellón, esta sentencia la gana Castellón. Hoy Castellón gana el que los jueces hayan frenado el intento de desmantelamiento del Hospital Provincial que la consellera Montón inició y la han obligado a retrotraerse al inicio de este mandato, antes de que se tomara ninguna de estas decisiones”.

Es por ello que Moliner se ha referido al momento actual como “un punto de partida que necesariamente tiene que contemplarse como una oportunidad para corregir los errores e iniciar un camino distinto al que se emprendió en aquel momento. Un punto de partida al que volvemos y que debe aprovecharse por la Generalitat Valenciana para cambiar el rumbo. Debe entender que la política errática de intentar desmontar el Hospital Provincia con una política que perjudica seriamente a los castellonenses y que todas las administraciones debemos estar precisamente al servicio de hacer lo mejor posible porque tengan la mejor calidad de servicios públicos los ciudadanos”.

Javier Moliner ha asegurado que, con esta sentencia, la Justicia certifica que “la consellera ha ido ha ido en contra tanto de la calidad del servicio sanitario que reciben los castellonenses, como de la legalidad”.

Enderezar el rumbo del Hospital al servicio de los castellonenses

En cuanto a la continuidad de la consellera Montón al frente del Consorcio Hospitalario Provincial, Moliner ha indicado que “precisamente este punto de partida debe servir además para que quien ha liderado el rumbo de esta política errática de los últimos dos años no aguante ni un minuto más al frente de este consorcio”.

Así, el presidente ha señalado que “la Generalitat debe tomar medidas en el sentido de aprovechar esta oportunidad para, de la mano de la Diputación, que una vez más se ofrece para colaborar de forma leal, al frente del consorcio haya alguien con otros intereses y otros objetivos que pueda compartidos con la sociedad castellonense desde la tranquilidad de saber que estamos tomando las decisiones buscando lo mejor para los ciudadanos”.

De la consellera ha asegurado que “ha demostrado sobradamente, con los innumerables reveses judiciales que ha recibido, que todas sus decisiones han ido no solo en contra de la calidad del servicio sino también contra la legalidad. Por ello no tiene que estar ni un minuto más al frente del Consorcio, ni un minuto más al frente de esas responsabilidades para poder volver a enderezar el rumbo del Hospital, recuperar el tiempo perdido e intentar restablecer las condiciones de calidad asistencial que los ciudadanos requieren”.

Falta de transparencia y deslealtad para desmantelar el Hospital

En su intervención, el presidente provincial ha hecho especial hincapié en que la sentencia constata la falta de transparencia con la que se actuó por parte de la Generalitat. Así, indica el documento textualmente que “se puede concluir sin mucho esfuerzo, que no ha existido dicha negociación colectiva, que tampoco se ha facilitado la documentación en la que se basa esa medida y que se constata la poca voluntad negociadora de la demandada, quien tenía preconcebido lo que iba a realizar”.

Es por ello que Moliner ha indicado que con una absoluta falta de transparencia se tomó un acuerdo que se sabía que no se podía tomar y que iba en la dirección de mermar la calidad del servicio sanitario de los ciudadanos de Castellón. La sentencia confirma, como dije en aquélla ocasión, que la acción tomada era preconcebida y con la idea que reafirma de que esos despidos suponían, como se ha demostrado después, el inicio del desmantelamiento de la calidad asistencial que el Provincial prestaba”.

En ese sentido, el presidente Moliner ha asegurado que no es plato de buen gusto acudir a la justicia para hace valer la capacidad de los consejeros en un consorcio a la hora de emitir sus opiniones. La conselleria tiene el 50% de los votos y la Diputación el 50%. Y la actitud que se ha tenido es la de quien pretende imponer desde la deslealtad absoluta una forma de actuar que la Justicia les dice una vez más que es contraria a derecho”.