• El Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLB) denuncia por medio del presente escrito ante los medios de comunicación lo siguiente:

Recientemente, por parte del Ayuntamiento de Vinaròs se ha publicitado en prensa que trasladará la Oficina Integral de Atención al Ciudadano (OIAC), que por cierto está muy bien donde se encuentra, a la planta baja del edificio municipal del Corral de Batet, para lo cual se invertirán 450.000 euros del remanente de Tesorería del año pasado.  Comparativamente, desde hace una década los diversos equipos de gobierno municipal que ha pasado por el consistorio vinarocense, no se han puesto de acuerdo en buscar o dotar de unas dependencias a la Policía Local acordes con el siglo XXI, a pesar de las denuncias que se interpusieron en años pasados ante la Inspección de Trabajo, por problemas de humedades, desprendimientos de cornisas del edificio, microvestuarios de las mujeres, etc.

No obstante, y dado que parece ser que la Policía Local es siempre “el último mono del consistorio” por parte del sindicato SPPLB se ha puesto en conocimiento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Castellón que a fecha de hoy, todavía no se ha subsanado un requerimiento formal en exigencia de adopción de dicha Inspección pendiente desde el año 2014,  de “ampliar el vestuario de mujeres en previsión de un posible aumento de la plantilla”, máxime cuando la actual Ley de Coordinación para Policías Locales de la Comunitat Valenciana contempla la obligación de reservar para mujeres el 30% de las plazas en las convocatorias para agente hasta alcanzar el 40% de la plantilla, y hay publicada una convocatoria para cubrir cinco plazas de agente de la Policía Local de Vinaròs.

En este orden de cosas, destacar que el actual equipo de gobierno ha creado para el ejercicio 2018, el puesto de Vicesecretario con un complemento específico que supera en más de 11.000 euros al puesto de su superior jerárquico, el Secretario, y supera en más del triple del que perciben otros puestos de trabajo como el de agente de Policía Local. De hecho, las retribuciones de las diversas categorías de Policía Local de Vinaròs son de las más bajas de la Comunitat Valenciana, sobre todo los agentes, encontrándose Vinaròs, hasta no hace mucho tiempo, entre las poblaciones que más índice de criminalidad tenían en función de su población.

Asimismo, el Ayuntamiento de Vinaròs “tampoco cumple” con la Recomendación de la Unión Europea, por Directiva, que establece que las plantillas de las policías locales deben ajustarse a 2 policías por cada 1.000 habitantes. En este sentido, poblaciones de similares características y población como Burriana, contemplan en su plantilla presupuestaria más de 70 plazas de agente de Policía Local

Actualmente, en la plantilla presupuestaria del ejercicio 2018 del Ayuntamiento de Vinaròs, se contemplan un total de 51 agentes de Policía Local, de las que únicamente están cubiertas en propiedad 36 plazas y las 15 restantes, se encuentran vacantes.

En conclusión, estos hechos evidencian la falta de interés y el pasotismo hacia el Cuerpo de la Policía Local de Vinaròs, desde hace ya una década hasta la actualidad por parte los diversos equipos de gobierno municipal que han pasado por el consistorio vinarocense, puesto que estamos estancados, en general, al igual que una catalina en la taza de un inodoro embozado.