La recreación del Via Crucis en Peñíscola cuenta con un escenario de excepción, los jardines del Castillo que habitó el Papa Luna, en el corazón de la Ciudad Antigua.