Alquilan en el mes de noviembre del 2018 una vivienda en la zona de la partida conocida Colonia Europa de Vinaròs y 2 años después la recuperan destrozada, tras el proceso judicial, que se inició en febrero.

Una señora de Vila-Real de unos 65 años, alquiló una vivienda en Vinaròs, en el mes de noviembre del 2018.

Antes de cumplirse el año del contrato, los propietarios del inmueble, presentaron a la inquilina un burofax con dos meses de antelación, para intentar que no continuará en la vivienda. 

Cuando fueron a recoger las llaves, tras haber quedado con ella, al encontrarselos, les dijo que las llaves las depositaría en el juzgado y que ella no se iba de la casa. 

A principios de año, cuando llevaba dos meses sin pagar el alquiler, presentaron una demanda judicial y gracias a la sentencia por impago del alquiler, han podido recuperar la vivienda y tras la paralización de los juzgados por la pandemia del coronavirus, que ralentizo aún más dicho proceso judicial, ha sido ahora, el mes de septiembre del 2020, cuando recuperado la vivienda, pero en un estado lamentable, ya que estaba completamente destrozada.

Nos manifestaba la propietaria de la vivienda a DM, que la casa está en practicamente en ruinas y calculan una fuerte inversión de más de 15.000 €, para acondicionarla y volverla poner en condiciones habitables. 

Actualmente la casa ha sido desparasitada por profesionales a fondo y no se puede acceder a ella. Sus propietarios nos manifestaban deben esperar unas semanas para retirar los enseres y la gran cantidad de basura que se encuentra en su interior. 

Muebles destrozados, basuras por todas las estancias y electrodomésticos rotos, nada es aprovechable de “la casita” como ellos la llamaban a dicha vivienda. 

También tendrán ahora que volver a dar de alta los servicios de agua, luz y gas que fueron cortados por impago por parte de la inquilina. 

En la vivienda se encontraban tres perros sólos, indicaba la propietaria, qué cuando la inquilina firmó el contrato de alquiler le autorizaron a tener una mascota, pero en la realidad tenía tres.

Durante los últimos nueve meses la inquilina no vivió en la casa, sino en el piso de su tía en Vinarós y durante este tiempo estaban en dicho inmueble los perros solos. 

La inquilina les traía agua y comida, de ahí tanta acumulación de garrafas en el suelo y sacos de pienso, han explicado vecinos de dicha vivienda. 
 
Los propietarios denunciarán en el juzgado a la inquilina, a pesar de que son sabedores que es “insolvente”. 

 
 
Fotos y vídeos del antes y después, cedidos a DM por los propietarios de dicho inmueble.