Peñíscola impulsa un decálogo de normas de uso de las playas para el inicio de la temporada de baño, previsto para el próximo lunes

 

  • Coordinado el dispositivo de salvamento y socorrismo, así como el de seguridad a lo largo de esta semana, se ha dado cuenta hoy en el Órgano Gestor de Playas, a los grupos municipales, del cronograma previsto para este verano.
  • Desde el consistorio se solicita a la Generalitat rapidez en la reconstrucción del sistema de lavapiés, que es de su competencia, así como la reposición de pasarelas.
  • Andrés Martínez: “no hemos tenido apenas tiempo de digerir las exigencias de las autoridades superiores que se trasladaron esta misma semana, sin embargo, el trabajo previo nos permite arrancar la temporada con el socorrismo y limpieza adaptados al nuevo escenario que se nos plantea e iremos implementando mejoras y ampliaciones de las medidas y servicios a medida que vayamos avanzando en las fases de la desescalada programada por el Gobierno”.

El Ayuntamiento de Peñíscola ha convocado hoy el Órgano Gestor de Playas, tras haber recibido esta misma semana las indicaciones, por parte de la Generalitat Valenciana, sobre medidas de seguridad recomendadas para las playas.

Durante la semana se han mantenido varias reuniones de coordinación y en el encuentro de hoy se ha dado cuenta a los portavoces municipales, por parte de los distintos técnicos, del cronograma previsto de acciones para ir implantando medidas.

El lunes, con la entrada en fase 2 de la Comunitat Valenciana, Peñíscola programa la apertura de sus playas con los servicios de socorrismo y limpieza activados y hoy, se ha publicado y difundido en los canales online municipales un decálogo de normas de uso de las playas.

Este decálogo sigue las indicaciones recomendadas por la Generalitat, que incluye la necesidad de mantener la distancia interpersonal, propone evitar los deportes de grupo y las agrupaciones de más de 15 personas, recomienda evitar el contacto con elementos u objetos ajenos o de uso común y exige, a quienes tengan síntomas compatibles con el Covid-19, no acudir a la playa.

Durante estos primeros días tras la apertura de las playas, en los que se espera que las playas cuenten con baja ocupación por las limitaciones de movilidad impuestas por el Gobierno y el cierre de la mayor parte de los establecimientos hoteleros en la localidad, se realizarán tareas informativas por parte de la Policía Local en los accesos a las playas, así como por los equipos de socorrismo que realizarán su tarea de forma itinerante por el arenal, en lugar de estar en puntos fijos de vigilancia, recorrerán las playas para resolver posibles dudas y atender a los bañistas.

“No hemos tenido apenas tiempo de digerir las exigencias de las autoridades superiores que se trasladaron esta misma semana, sin embargo, el trabajo previo nos permite arrancar la temporada con el socorrismo y limpieza adaptados al nuevo escenario que se nos plantea e iremos implementando mejoras y ampliaciones de las medidas y servicios a medida que vayamos avanzando en las fases de la desescalada programada por el Gobierno” ha explicado el propio alcalde, Andrés Martínez.

Así, para las semanas sucesivas se incluirá la señalización de accesos alternos y se pondrá en marcha el equipo de informadores de hospitalidad, para indicar a los usuarios las normas que han de cumplir.

Por lo que respecta al mobiliario en playas, tanto Ayuntamiento como Generalitat están ultimando la instalación y reposición de servicios. Desde la administración local se van a renovar la totalidad de casetas de socorrismo, que estarán disponibles a mitad del mes de junio. Desde el consistorio se ha solicitado, también, rapidez a Turisme Comunitat Valenciana en la instalación de las canalizaciones para los lavapiés, así como la reposición de pasarelas.

“La amplitud de nuestras playas urbanas nos permite abrir la temporada de baño desde el minuto cero, porque la baja ocupación que se prevé de las playas estos primeros días facilitará el cumplimiento de aforos previstos” ha explicado Martínez, apelando a las más de 25.000 personas que pueden alojar los arenales del núcleo urbano, atendiendo a las distancias exigidas por Sanidad.

“A medida que vayamos avanzando en la desescalada y se permita más movilidad aumentaremos las indicaciones y el equipo de control de aforos, incluso incluyendo las nuevas tecnologías” ha ampliado el alcalde.

Estas primeras semanas serán “una prueba para todos y un tiempo valiosísimo de concienciación del usuario y los turistas, su corresponsabilidad en el cumplimiento de las normas va a ser vital y confiamos en que, juntos podamos hacerlo viable”, ha valorado.