Ernest Blanch pide que el Gobierno de Rajoy y el PP de Castellón se dejen de excusas e impulsen con celeridad y contundencia las obras de la A-7

 

  • Recuerda que es una vía rápida que ya debería estar en servicio pero que sigue sin construir por el ‘tijeretazo’ que dio Rajoy a las infraestructuras para Castellón nada más llegar a La Moncloa.
  • ü  Lamenta que durante la tramitación de los Presupuestos de 2017 Barrachina votara en contra de las enmiendas encaminadas a impulsar proyectos como la A-7 y a favor de las millonarias inversiones del Gobierno en Euskadi y Canarias.

 

Castelló. 08/04/2018.-

El secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de Castellón, Ernest Blanch, exige que el Gobierno del PP “se deje de excusas e impulse de una vez por todas, con celeridad y contundencia, las obras de la autovía A-7 para que la provincia de Castellón pueda disponer de una conexión con Tarragona segura y de libre acceso”.

Y es que según ha dicho, “la A-7 es una de las grandes decepciones de los Presupuestos de Rajoy para 2018 porque para este proyecto tan solo se incluyen partidas testimoniales con las que este año tampoco se producirán avances significativos”.

Blanch cree que con las cuentas públicas que acaba de presentar el Partido Popular “cobra fuerza algo que ya sospechábamos desde hace mucho tiempo: que mientras siga gobernando el PP, la provincia de Castellón no verá convertidos en realidad los grandes proyectos que lleva muchos años reivindicando, por la sencilla razón de que Rajoy y el PP pasan de Castellón.”

El secretario general de los socialistas de Castellón denuncia la “torticera táctica del PP”, que consiste en que por una parte Rajoy no pone dinero para construir los tres tramos de autovía pendientes entre Vilanova d’Alcolea y el límite con la provincia de Tarragona, y por otra, sus dirigentes provinciales se dedican a echar la culpa de los retrasos a otras administraciones, cuando se trata de una obra que compete realizar al Gobierno de España.”

Ernest Blanch recuerda que está autovía ya estaría en servicio de no haberse producido “el tijeretazo en infraestructuras” que realizó el Gobierno de Rajoy en su primer consejo de ministros de diciembre de 2011, cargándose toda la tramitación realizada por el Gobierno de Zapatero, que recordemos, el 25 de abril de 2011 había adjudicado la redacción de los proyectos de construcción de los 3 tramos que son necesarios para conectar Vilanova d’Alcolea y el límite con la Comunidad Autónoma de Cataluña.

El líder de los socialistas en las comarcas de Castellón lamenta “la nula capacidad de influencia del PP de Castellón en Génova 13 y La Moncloa”. Según explica, “Moliner, Bonig y Barrachina fueron incapaces de defender los proyectos de Castellón en tiempos de la mayoría absoluta y en los momentos de la mayoría simple han hecho algo peor, obligar a votar a los diputados valencianos del PP en contra de las enmiendas presentadas por el PSOE para impulsar obras como la A-7 y a dar el voto afirmativo a las millonarias inversiones en Euskadi y Canarias que le permitieron a Rajoy aprobar el presupuesto de 2017.”