• Los amigos son las personas que nos acompañan durante los momentos más felices y tristes de nuestras vidas, los que siempre nos conocen bien y nos dan todo su  apoyo en momentos muy difíciles. Es por eso que perder a un familiar, amigo ó compañero, es una gran tristeza a la que es difícil reponerse y más cuando se hacía tanto de querer, como ha sido Juan Bautista Giner Akribas.
 

Ante la realidad de la  muerte, es inevitable sentirse apenado y triste con un sin fin de preguntas. Vinaròs esta triste desde que despertó el pasado miércoles 26 de diciembre, escuchando y viendo por las redes sociales, que Juan Bautista Giner, nos había dejado para siempre en Castellón a las 4:30 h. de la madrugada, víctima de la lacra y actual enfermedad como es el Cáncer.

Todos sabemos que algún día debemos  de dejar este mundo, pues la muerte es inevitable pero con 57 años de edad, es muy injusto y no hay palabras y tampoco nos queda otra que aceptar, continuar y seguir viviendo. No podemos dar un paso atrás, ni tan siquiera para coger impulso ante una realidad como es la muerte.

Para Vinaròs hoy es un día frío, gris, oscuro y podría decir incluso y me atrevo a decir que  un día negro. Nos ha dejado una gran persona muy querida y estimada en la ciudad. Su gran carácter lo confirmaban, ya que siempre ha sido una persona muy positiva, alegre, divertida, amigo de sus amigos y de toda la población y de más allá incluso. 

Siempre  ha sido un gran referente en la ciudad, cursó estudios de derecho en Valencia, posteriormente empezó trabajando en el centro de la ciudad, en la calle Mayor, en el negocio familiar, “Casa Angel Giner”, al lado de su madre Paulina que hace 12  años falleció. Tienda en la que siempre encontrabas todo lo relacionado con la mercería. Desde un botón, hilo, aguja, cremallera, calcetines, paraguas…, es por ello que la muerte de Juan ha sido un antes y un después. Una persona  muy educada, cariñoso que irradiaba paz y muy buen rollo con todos aquellos que se rodeaba.

Gracias por ser una gran persona, por ser un gran hermano, un gran cuñado, gran tío, padrino, amigo, compañero, vecino…

Siempre ofrecías tu sincera amistad y marchaste tan silenciosamente sin apenas  hacer ruido…

Es una pena que ya no volveremos a verte más, porque siempre estabas dispuesto hacerte una foto, siempre dispuesto hacer un dulce, tarta… dado que eras un gran amante de la cocina y pasteleria.

Hacerse fotos, ha sido… porque muchas las hemos podido ir visualizando por las redes sociales de Facebook, Instagram… vistas en el día de ayer y a lo largo de  hoy y todas las que seguiremos viendo, porque Juan ha dejado mucha huella.

Todos los que te hemos  despedido entre lágrimas, desde la tarde de miércoles en el Tanatorio de REMSA, de la Avenida Libertad, hasta esta tarde de jueves, en el entierro oficiado por Mosén Emili Vinaixa, en la Iglesia Arciprestal, con dulces melodías y las voces vivas de la Coral García Julbe, te recordaremos con esa sonrisa y alegria que tanto te caracterizaba y en esa mirada que tanta paz y tranquilidad has impregnado hasta el último segundo antes de marchar de este mundo.

Tras la Solemne Misa Funeral, todos nos sentimos tristes y apenados. Lo que si que es cierto, es que él no hubiese querido vernos así tan  tristes, por lo tanto… debemos seguir siendo fuertes y lo que es cierto, es que la vida continúa y hay que saber llevarla, seguir y aprender a vivir con su ausencia física.

El síntoma de tu enfermedad fue en ese viaje con la EPA a Carcasone (Francia), en el mes de mayo y desde ese momento iniciaste una batalla y fuiste muy valiente, fuerte y positivo.

Nunca perdiste las fuerzas por luchar. No dejaste de luchar “NUNCA”, hasta que tu enfermedad pudo contigo la pasada madrugada del miércoles 26 de diciembre, día de San Esteve.

Sabemos y todos somos conscientes  que ha llegado el momento de despedirnos de tu cuerpo sin vida y del gran vacío y la pena que dejas.

Siempre las palabras están de más y los sentimientos sólo se saben expresar a través del llanto, luto y dolor. Ese vacío que se forma en el pecho en contraste con el nudo en la garganta.

Juan: fuiste una de las personas importantes en Vinaròs y así ha quedado bien demostrado en tu entierro y como se ha escuchado tanto en el Tanatorio de REMSA “nunca serás olvidado”, aunque en momentos tan difíciles de despedida cuesta tanto de aceptar y entender tu partida…

Ahora que ya has recibido sepultura y tu cuerpo descansa en el cementerio de Vinaròs, lugar de eterno descanso, debemos de recordarte con todo ese cariño que siempre  tú has tenido para todos, porque repito, está más que confirmado, que fuiste una gran persona ejemplar y todos te recordaremos con cariño porque fuiste un hombre  ejemplar. 

 
DM quiere expresar el más sincero pésame a su hermano, cuñada, tios, ahijada, sobrinos, primos , amigos… vecinos y conocidos de Juan  Bautista Giner Akribas, E.P.D.
 
Juanvi G.