La Guardia Civil detiene a dos personas e investiga otra por la sustracción de 35.000 kg de naranjas en las localidades de Vinaròs, Sant Jordi y Traiguera

 

  • Los presuntos autores hurtaban las naranjas en municipios de Castellón para venderlos posteriormente en la localidad de Manlleu (Barcelona)

El Equipo ROCA de la Guardia Civil de Vinaròs ha detenido a dos personas de las localidades de Santa Bárbara (T) y Amposta (T), como presuntas autoras de cinco delitos continuados de hurto, amenazas y falsedad documental y ha investigado a otra, vecina de Manlleu (B), por una delito de receptación, siendo un total de cinco los perjudicados por estos hechos cometidos entre los meses de marzo y mayo del año en curso.

En el marco los servicios que la Guardia Civil tiene establecidos para prevención e investigación de los robos y hurtos en el campo y las explotaciones agrícolas y ganaderas, y en plena campaña de recogida de naranja, la Guardia Civil de Castellón y especialmente los Equipos ROCA, refuerzan las medidas de seguridad para impedir la comisión de este tipo de delitos, incrementando las inspecciones, vigilancias e investigaciones de todas las fincas rurales e instalaciones agrícolas y ganaderas, apoyados por el resto de Unidades que forman parte de la Guardia Civil.

El pasado día 12 de abril el perjudicado de una finca situada en Vinaròs denunció en el Cuartel de la Guardia Civil haber sorprendido a dos varones hurtando naranjas, mientras era amenazado por uno de ellos en su huída.

Durante el tiempo que continuaron las pesquisas se tuvo constancia de la comisión de otros cuatro hurtos de naranjas en las localidades de Vinaròs, San Jordi y Traiguera, que fueron denunciados por sus respectivos propietarios.

En el desarrollo de la operación se recabaron pruebas e indicios que demostraron, que las personas sorprendidas por el dueño del huerto, presentaban facturas de venta de las naranjas en las que figuraba un sello de una empresa ubicada en Manlleu (B), y datos del
administrador y comprador de la mercancía, comprobando los agentes investigadores que la empresa era ficticia, y que la persona que figuraba como gerente utilizaba una furgoneta de su propiedad para la sustracción de los cítricos.

Esta persona era la responsable de efectuar las ventas de las naranjas obtenidas ilícitamente a un tercero, un varón propietario de un establecimiento en la localidad de Manlleu (B) que se encargaba de introducirlas en el mercado, y tras identificarlo, la Guardia Civil procedió a su investigación por un delito de receptación.

Comprobada la cantidad total de kilogramos de naranjas sustraídas de las cinco fincas se estima que arrojan un peso total de unos 35.000 kilogramos, habiendo podido obtener un beneficio económico de 19.250 euros.

La actuación ha sido realizada por efectivos del Equipo ROCA de la Guardia Civil de Vinaròs, contando con la colaboración de la Guardia Civil de Vic (Barcelona)

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de 1º Instancia e Instrucción nº 5 de Vinaròs.