Usan nuestros impuestos sólo para satisfacer sus planes de ingeniería social y urbanística. Ahora nos venden, como si fuera algo provechoso, que cerrarán al tráfico rodado la calle del Socorro los próximos 17 y 18 de Septiembre.

Vinaroz necesita políticas locales basadas en las necesidades de nuestros vecinos y de quienes disfrutan visitándonos.

¿Por qué quieren cerrar esas carreteras al tráfico de coches esos días? ¿Qué vecinos se lo han pedido y cuál es la razón para ello? Sin duda, es el experimento previo a la peatonalización definitiva que impondrán sin consultar con los afectados por la decisión, como todo lo que hace este Ayuntamiento.

¿Por qué están empeñados en cambiar nuestras costumbres? ¿Cómo lo harán los repartidores? ¿Cómo trabajarán quiénes necesitan pasar por esa zona? ¿Por qué limitan la “libre circulación” de vehículos por esas zonas? ¿Por qué esa enfermiza obsesión totalitaria que les lleva continuamente a prohibir y limitar libertades bajo pretextos ecologistas y de un presunto y muy discutible bien común?

Queremos denunciar, una vez más, que esto es un anticipo al “Vinaroz Central” que buscan implantar, cerrando definitivamente esta calle para el tráfico de vehículos a motor, mediante el plan PMUS.

Este es el Vinaroz “tan sostenible” que ellos desean crear a costa de limitar nuestras libertades.