• Entrevista a Fondo: Hoy entrevistamos a Pablo Castell Ferreres,  actual director del “7 Dies Actualitat de Vinaròs” ante su número 1.000

Hoy 7 de mayo de 2021, nuestro “7 Dies” cumple su nº 1.000 y está ya en sus 20 años de publicación ininterrumpida. Nació un 27 de enero de 2001 y ni la Covid-19 del pasado año pudo con nuestro semanario.

En mi memoria hago que realice una moviola que no es ninguna marca comercial, si no el retrasar o adelantar algo, y me voy hacia atrás en enero del año 2001.

Me llega una llamada de mi amigo “Paco el dels diaris”, el cual me invita a la presentación de un nuevo semanario en Vinaròs.  Acudo a la presentación en la sala de actos de la Caixa Rural, y Paco, al salir va escogiendo a personas, a mí también, y me propone que colabore con su nuevo semanario. Le contesto que desde hace años colaboro con el “Diariet”, y me dice que da igual, que cuando pueda que le envíe material para publicar en su nuevo semanario. Desde hace 20 años, y en los temas que yo toco, así lo he realizado. Por supuesto, siempre estaré agradecido a la publicación de mis escritos y fotografías, y del trato dado hacia mi persona.

Pablo con su padre Paco Castell

Era muy difícil decir en aquellos momentos al “mecenas cultural de Vinaròs” Paco Castell, que no contara con mi colaboración. Si hace 20 años nos conocíamos, a lo largo de este tiempo gozamos ambos de una buena amistad y aprecio.

Por cierto, me gusta que el título inicial del semanario “7 dies actualitat de Vinaròs” no haya cambiado y siga así hoy en día, después de 1.000 ejemplares y de 20 años de existencia.

En la actualidad tenemos como director a uno de los hijos de Paco, a Pablo Castell.

A Pablo lo conozco desde su etapa de adolescente. Lo tuve en uno de mis grupos de confirmación, y la verdad, es que ya en aquellos tiempos se veía a quien sería una buena persona. No fallé. Espero que Pablo no se enfade por este detalle.

Le propuse a Pablo entrevistarle como director actual, y con la sorpresa pertinente, vamos, que se quedó “helado”, tras pensar, aceptó el reto. Con el paso de los años veo en nuestro director un buen profesional, y si cabe aun más una buena persona. Con esto creo que ya está dicho todo.

Pablo con Salvador Quinzá, autor de la entrevista

Y sin más dilaciones vamos ya a la entrevista.

-Pablo, cumplimos vuestro semanario nº 1.000  cuyo primer ejemplar salió en enero de 2001. Supongo que esto sería el sueño de alguien, a sabiendas de que el semanario “Diariet” ya estaba en el marcado desde 1.957. ¿Nos lo puedes comentar? 

. Por supuesto. Como ya te podrás imaginar, el proyecto viene del soñador, emprendedor e incombustible “Paco” Castell, mi padre. Vio que podíamos obtener los medios técnicos en nuestra imprenta para hacer una nueva revista, y detectó que existía una necesidad en el público, ya que el lector demandaba más fotografías, más eventos sociales y culturales, independencia, y una mejor calidad gráfica que la que entonces se daba en el Diariet de Vinaròs, producido entonces en formato periódico en Castellón.

Faltaba la parte económica, ya que al ser un medio privado dependía de los lectores y de la publicidad. Por ello nos fuimos a hablar con los mejores profesionales de la zona: Paco Vaquer y su mujer Lolín Puigcerver, de la agencia de publicidad PubliVaquer. Recuerdo perfectamente que Vaquer estaba un poco amedrentado para tomar el nuevo proyecto, ya que sería él, el que tendría que salir a la calle a vender el producto, dar la cara y ponerse de torero frente al cliente, y más conociendo a mi padre, que es incluso temerario como emprendedor, por lo que podía ser perfectamente un fracaso. Había mucha tensión acumulada y entonces Lolín, con todo su carácter y valentía abordó el tema directamente. Recuerdo con una sonrisa su frase:

“Paco, nos han dicho que quieres hacer una revista nueva… o bien eres rico y quieres tirar el dinero o bien estás loco”, a lo que mi padre respondió que dinero no tenía y que tampoco estaba majareta… yo,  mientras me moría de risa.

El resto es historia… fue un éxito rotundo y calculamos que llegamos a duplicar la tirada de entonces del Diariet. Desde entonces cada semana 7dies ha tenido una continuidad, y a pesar de los problemas y las crisis, sigue publicándose.

Una clave del éxito de salida fue el fichaje de auténticos profesionales al principio del 7dies, como Noemí Polls, Julián Zaragozá (periodistas) o Maria Jesús (maquetación) y más adelante se consolidó con Alicia Coscollano (dirección) y Eloy Pons o David Aguado (maquetación). 

Otro factor fundamental del boom inicial fue la aportación de colaboradores y escritores, como el aquí presente, muchos descontentos con la gestión editorial que entonces llevaba el Diariet y que aportaron opiniones nuevas que refrescaban el tejido informativo de Vinaròs. 

-Que diferencias existen entre los dos semanarios, el “Diariet” y el “7 Dies”.

. El Diariet es municipal: lo edita el ayuntamiento y se imprime por concurso público desde hace muchos años. Es fundamental para estar al día de la información de Vinaròs así como bandos, edictos y contiene datos muy útiles a nivel público o empresarial (concursos públicos, ofertas de trabajo…) 

El 7dies es privado; yo siempre digo que mandan los lectores, ya que priorizamos las noticias que más repercusión están teniendo entre el público, así como el contenido social. Es más ligero y amigable. 

Existe una sana competencia entre ambas revistas para intentar alcanzar el máximo de ventas. Por ello, a nivel de contenido nos esforzamos al máximo para que sean lo más diferentes posible, y los lectores tengan una  mayor. Las dos revistas están separadas y se imprimen en franjas diferentes. 

-Ambos semanarios se imprimen en la “Imprenta Castell”. ¿Es bueno que estas impresiones se realicen en nuestra ciudad y no fuera de ella? 

. Mucha gente se sorprende de que se imprima en el mismo sitio, aunque a nivel técnico, es lo más eficiente: la misma guillotina, la misma máquina de grapar…. Yo siempre pongo el ejemplo de un gran supermercado, por ejemplo Mercadona o Dia. Puedes encontrar las marcas habituales: Pascual, Nestlé, etc… y las marcas propias o “blancas” como Hacendado, Dia, etc… Pues es lo mismo: 7dies es nuestra marca blanca, que ya imprimíamos antes que el Diariet. Cuando ganamos el concurso del Diariet, alcanzamos a triplicar las ventas de este, y además causó una gran satisfacción a los lectores y sobre todo a los colaboradores el hecho de que se imprimiera en “lo poble” por la comodidad que les aporta poder acercarse personalmente. Además permite mejorar la distribución y poder siempre tener mayor margen para improvisar, cuando se trata de resolver un problema o cubrir una noticia de última hora y hay que “apurar”. 

-¿Es rentable la publicación del “7 Dies? 

. Para nada. No lo es prácticamente ningún medio informativo. A partir de la crisis del 2008 se produjo una caída dramática en la publicidad por el cierre de empresas, y en las ventas por el ahorro de los lectores. Lo que es peor, fue el cambio de fidelización a internet y los móviles, ya que estos aparentemente, dan información “gratis”. La realidad es que el actual mercado de la información está saturado y en cuanto a beneficios, totalmente desequilibrado. Se trata de una pirámide donde los pocos faraones de la cúspide son inmensamente ricos (Google, Amazon, Facebook, Apple…) y por contra, el resto de la pirámide somos los esclavos que pagamos con nuestros propios datos  o nuestras publicaciones. Este modelo debe cambiar, y como muestra, el fenómeno que se produjo este año pasado de las FAKE NEWS, consistente en bulos y falsas noticias, siendo culpables realmente estos “faraones” al no moderar ni responsabilizarse de sus propias redes sociales. Sumado al hecho de que no existe ninguna licencia para montarse un medio o página web, hecho que produce que haya más de 30 webs entre Vinaròs, Benicarló y Peñíscola. 

-Si no lo es, entra aquí el espíritu altruista, o el de algún “mecenas literario”

. Al editarse e imprimirse en la misma empresa, el gasto de impresión es “a coste”. Aún así, hay pérdidas. Seguimos editando 7dies por el entusiasmo de colaboradores y lectores, y esperamos que se resuelva el actual paradigma, y se monetice la información tratada por profesionales como debería ser. 

-A través de estos 20 años consecutivos y que al menos a mí, “parece que fue ayer”, han pasado bastantes directores/as. En la actualidad estás tú como director del semanario. ¿A que ha sido debido?

. Las citadas causas económicas han obligado que yo mismo tome el control para garantizar la supervivencia del medio, ya que me baso en los factores previamente citados como son la audiencia. Por ello siempre digo, que aunque yo sea el director, en realidad “mandan los lectores”.  

-Supongo que a través de estos 20 años habrás tenido momentos de alta satisfacción. ¿Nos los puedes mencionar?

. Es muy satisfactorio cuando sacamos un buen reportaje y la gente responde. Aún así, créetelo o no, pero lo que más me gusta es encontrar a alguien que no conozco, mirar el 7dies. Ver a un lector -para mí- anónimo, siempre me llena de curiosidad, ya que en general, solemos dar demasiada importancia a lo que opina solo la gente de nuestro alrededor, cuando el mundo es muy grande y los que nos rodean a veces buscan influirte o su propia satisfacción personal. Por eso, la opinión anónima, libre y sin prejuicios, es tan valiosa para mí, aunque pueda parecer casual o aleatoria.

Esto me lleva a unas ganas tremendas de querer espiar, ver que está leyendo el lector, que fotos le gustan más. Obviamente no insisto para no incomodar, aunque reconozco que me encanta ver una revista usada, pensar que mucha gente la ha visto, y fijarme que páginas están más abiertas y arrugadas para ver qué es lo que más gusta. 

-Por el contrario, ¿Cuáles han sido los momentos más difíciles?

. Sin duda, cuando han habido recortes y despidos. Para un empresario siempre resulta un trago amargo y más en una empresa pequeña, donde el jefe trabaja codo a codo con los empleados. Sin embargo, las crisis han obligado a hacer recortes necesarios. El ejemplo que siempre me ha venido a la cabeza es el de un bote salvavidas con náufragos y poca comida. Si no se hace nada, todos morirán. Si arrojan a uno de ellos al mar, desaparecerá, pero el resto podrá sobrevivir un poco más. Siendo yo el director, adivina a quien le toca arrojar a la gente al agua…  

También me apena cuando un colaborador o autor fallece. Recuerdo recientemente a José Calvo y a Ramón Redó y los homenajes que les preparamos. 

-Vemos que en semanario que diriges, hay bastantes colaboradores. ¿Estás satisfecho de ellos?

 Por supuesto. El contrato no escrito con los colaboradores es totalmente altruista. Los colaboradores escriben porque quieren, y nosotros lo publicamos por que también queremos. A veces, por las limitaciones de espacio, no cabe “el material” que aportan y otras tenemos discusiones por sus exigencias, siempre debidas al entusiasmo o por fallos técnicos nuestros. Aún así, son totalmente necesarios para darle color a la revista.  

Citando otro ejemplo que me gusta: ser el director de la revista es como hacer una paella. Sólo la puede hacer uno, para que sea uniforme y quede bien la receta. Por supuesto necesita la ayuda de gente, que le traen los ingredientes, le limpian los mejillones, etc. La base (el arroz) serían los artículos informativos. Pero ahora llega lo mejor: los colaboradores sois los langostinos, la trufa, el garrofó,… los ingredientes que le dan el toque improvisado y el sabor único y peculiar a la mezcla.  

-¿Llegará la prensa digital, a hacer desaparecer la prensa escrita? 

. En palabras de Ramón Climent, anterior presidente de nuestra asociación de Premsa Comarcal Valenciana: “internet es como un tren que hay que coger, pero que no sabes a donde te llevará”. Es curioso cómo a pesar de este tren de alta velocidad, crece el número de libros físicos año tras año, aunque ya con tiradas cortas pero cada vez mejores. Yo creo que la revista pasará a ser digital, con una edición “de lujo” en papel, impresa en el momento que vayas a buscarla e incluso personalizada. La prensa sigue teniendo el prestigio que le da el hecho de contiene una información que permanece, al quedar plasmada en la hemeroteca. También hay que tener en cuenta que la parte digital está “bajo coste”. Nuestros móviles están hechos en la India, China… por personas que cobran como prácticamente esclavos, sumado al hecho del desplome del mercado de los datos, como ya he explicado. 

-¿Ves larga vida al semanario de nuestra ciudad “7 Dies”?

. Espero que sí. Como ya he dicho, depende de los lectores. Aún así, me da esperanzas recordar un informe profético que leí en el 2007. Una revista estadounidense preveía que los medios diarios desaparecerían y solo permanecerían los especializados, como por ejemplo, los nuestros que están dedicados al ámbito local. 

– Después de 20 años ininterrumpidos de salir a la calle con las noticias de nuestra ciudad y contornos, supongo que tendrás algunos agradecimientos a realizar..

Claro que sí. De nuevo debo dar las gracias a mi padre Paco Castell, a todas las personas que trabajan y han trabajado en la Imprenta Castell y otras empresas que nos han acompañado para la logística de la revista (reparto, publicidad, quioscos…). Gracias también por supuesto a los colaboradores, anunciantes -y como no- a todos los lectores. 

-Para finalizar esta entrevista, felicitarte por este nº 1.000 y agradecerte contestar a todas mis preguntas, ¿Deseas añadir algo al respecto?

Muchas gracias. Si, animar a los lectores a que ahora más que nunca seleccionen información fiable, avalada por medios profesionales. Estamos en un momento de crisis e “infosaturación”, pero también en un evento histórico que nos pone a prueba a todos. Sobreviviremos, más fuertes.

Pues por  mi parte agradecer a Pablo el aceptar esta “entrevista a fondo”. Reconozco que lo cogí por sorpresa, que él no se lo esperaba, pero….aquí tienen la entrevista que deseo, sea del agrado de todos nuestros amables lectores del “7 dies”. En cuanto al futuro de este semanario, nada más me cabe decir…larga vida al “7 Dies actualitat de Vinaròs”.

Pablo Castell