Ella expresa enojo, tristeza, 
alegría y miedo por igual, 
porque sabe que el miedo 
no las vuelve débilde la misma forma en que el enojo no la vuelve  “masculina”.
 
Esas dos emociones y las demás, todas en conjunto, la vuelven humana y ya!
 
La mujer inteligente sabe que su valor no radica en la apariencia de su cuerpo 
ni en lo que haga con él.
 
 – Gabriel García Márquez –