dav

La meteorología permitió anoche que Peñíscola celebrase la tradicional procesión de Jueves Santo por las empedradas calles del Casco Histórico y su entorno monumental.

Llegando los cofrades y los pasos de nuevo a la Parroquia de Santa María arrancaba la tormenta que respetó hasta, casi el final, el desarrollo del total del recorrido.

mde