Uns molins malbaratats

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram

La semana pasada en el pleno ordinario de agosto se votó una modificación presupuestaria para aumentar la partida destinada al pago a la compañía encargada del suministro y mantenimiento del alumbrado público. Con un procedimiento para la revisión de precios tan bien fijado en el contrato de concesión no quedó otra alternativa; nadie podría imaginar entonces lo que ahora está pasando con la energía, así es que esta fórmula de cálculo tan favorable para la empresa hará que paguemos un 50 % más de factura de luz.

Llegado a este punto se me ocurre pensar en los ayuntamientos con centrales productoras de electricidad o con molinos eólicos en sus términos municipales que, vía suministro de electricidad gratuita, o mediante el impuesto de actividades económicas que pagan estas plantas, o mediante el pago directo de las sumas acordadas por cada molino eólico en su término, año tras año se ahorran un gasto descomunal como este que nos lastra nuestras cuentas municipales.

Y se me ocurre pensar en lo que nos podríamos haber ahorrado en electricidad, caso de haber llegado a buen fin aquel proyecto de los 140 molinos eólicos frente a nuestra costa que pretendía instalar la empresa Capital Energy y que tanta oposición tuvo por nuestra parte.

Con la perspectiva de los veinte años transcurridos tengo muy claro que Vinaròs hubiera sido uno de los pioneros en este tipo de instalaciones que hoy en día proliferan por las costas de toda Europa, salvo en las españolas, en las que únicamente hay dos molinos en aguas de Gran Canaria que son prototipos en prueba.

Mientras tanto, Inglaterra, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Holanda, Irlanda, Francia, Polonia, Portugal, etc. todos estos países tienen algún parque, siendo los que más los ingleses y los alemanes que copan más de la mitad de los implantados en la UE, que en conjunto, en el 2020 contaba ya con 110 parques eólicos en activo, con 5402 turbinas en marcha, casi tan altas como la torre Eiffel, que cuando generan los 25 GW de potencia total instalada, están dando corriente a cerca de 20 millones de europeos.

En todas las costas europeas con molinos hay pesca, navegación de toda clase, impactos visuales, aves, etc. pero han sido ellos los pioneros que han demostrado la inconsistencia de los argumentos con los que aquí tumbamos aquel proyecto. Lo cierto es que no cayó por nuestra presión, sino porque el Gobierno aún no había sacado el informe de idoneidad de la costa española para ubicar parques eólicos marinos, que se publicó un par de años después, y en el que nuestra zona resultó ser una de las más aptas.

Los efectos económicos allí donde se han instalado parques eólicos marinos, han sido exuberantes, con una explosión de empleo por la docena de embarcaciones, tripulaciones y la gran cantidad de personal que se precisa para su operación y mantenimiento, lo que aquí hubiera revitalizado la cada día más decrépita actividad marítima y portuaria, nutriendo de paso las arcas municipales por los beneficios que percibiría aquel ayuntamiento por cuyo término saliese a tierra el cable de corriente. De seguro que habría habido hasta peleas entre alcaldes vecinos.

Y puestos a imaginar ¿Se imaginan una excursión turística en golondrina desde Vinaròs al parque eólico, con baño y paella en una de nuestras calas al estilo de las que se hacen en la Costa Brava?

Juan A. Blanchadell

Explora más

Vinaròs,ES
11:59 am, September 19, 2022
temperature icon 27°C
L: 26° H: 27°
Feels like 28.14 °C nubes
Humidity 65 %
Pressure1016 mb
Wind 5 Km/h